Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Monarca reclama el acuerdo para la política internacional

España se juega su seguridad y bienestar, en buena medida, fuera de sus fronteras. "Trabajemos unidos para desarrollar nuestras relaciones internacionales pues, al sumar fuerzas, fortalecemos la credibilidad y eficacia de nuestra política exterior en defensa de nuestros intereses", dijo don Juan Carlos. El Rey dirigió su reconocimiento y gratitud a los miembros de las Fuerzas Armadas, cuerpos de seguridad, servicio exterior y cooperantes que, "lejos de sus familias, trabajan al servicio de la paz, la cooperación y el bienestar de tantos países del mundo". También en nombre de España dio la bienvenida a los 10 nuevos Estados que este año se incorporaron a la Unión Europea. "El próximo año se inicia con la ratificación del Tratado que establece una Constitución para Europa. Como españoles y como europeos, debemos abordar con altura de miras las oportunidades y responsabilidades que dicho Tratado nos plantea", sugirió.

El Monarca recordó los acontecimientos internacionales del año que empieza. La Cumbre Iberoamericana de Salamanca del mes de octubre y la Cumbre de Barcelona del mes de noviembre fueron mencionadas por su importancia. "Deseamos ayudar leal y eficazmente al logro de la paz en Oriente Próximo", dijo el Rey respecto a la cita de Barcelona.

Los Príncipes y la Corona

El Monarca citó con "orgullo e ilusión colectiva" la designación de Valencia para la Copa del América de Vela de 2007 y la elección de Zaragoza para la Expo 2008. También se celebrará con intensidad el Cuarto Centenario de El Quijote y los Juegos Mediterráneos de Almería. "Ahora debemos trabajar codo con codo a favor de la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2012".

El Rey aseguró que "servir al bien de España" es el norte que inspira la labor de la Corona. "Una labor", dijo, "con la que los Príncipes de Asturias sellaron un firme compromiso de continuidad con motivo de su enlace".

También se refirió a las "familias españolas" que constituyen "un soporte básico para transmitir nuestra identidad, cultura y tradiciones, así como valores éticos, morales o religiosos, conforme a sus creencias". El nivel educativo del país, deficiente según recientes informes, fue objeto de atención del Monarca. "El futuro de España requiere una sustancial mejora de los niveles educativos, lo que reclama la estrecha y respetuosa cooperación entre autoridades, padres, profesores y alumnos". Y como en años anteriores, dedicó a los inmigrantes una afectuosa alusión. "Valoremos el trabajo de los inmigrantes venidos a nuestro país en busca de mejores condiciones de vida, y que contribuyen a nuestro desarrollo económico y social".

Por último, pidió destinar los mejores esfuerzos contra la droga y "sus efectos devastadores" y para reducir los accidentes de circulación que "tantas muertes y heridos provocan". "Miles de voluntarios, en éstos y en otros campos, nos dan el ejemplo de su generosa labor al servicio de los demás".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de diciembre de 2004