Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FRANCISCO RUBIO LLORENTE | Presidente del Consejo de Estado

"Soy capaz de bailar salsa y merecumbé"

P. ¿Es usted tan circunspecto como parece?

R. Si circunspecto significa que soy respetuoso de los demás, mucho. Que intento no meter la pata, lo intento, aunque no lo consigo frecuentemente. Pero no tengo conciencia de parecer circunspecto.

P. Se lo decía porque tiene cierta fama de serio y peñazo. ¿Aburre a las ovejas?

R. Yo creo que sí, que aburro a las ovejas. Mis alumnos me lo decían, y a mí me sorprendía mucho, porque por dentro me sentía una persona como tierna, abierta, llena de afecto por los demás.

P. Hagamos una prueba. ¿Qué le entretiene leer: el BOE?

R. Jamás, jamás. Soy lector de ensayo, de historia, de novela, de poesía. Leyes y decretos los tengo que leer por el oficio, pero como placer, cero.

P. Impartió clases en la Universidad de Venezuela. ¿Se le pegó algo de ritmo caribeño?

R. Creo que no mucho, o que quizás nada.

P. O sea, que si le saco a bailar salsa o merengue es un desastre.

R. No tan desastre, no tan desastre. Mucha gracia no tengo,pero sí soy capaz de bailar con cierto decoro la salsa, la cumbia y el merecumbé.

P. ¿En qué más nota que no es usted todo texto y precepto?

R. En el empleo de mi tiempo libre. Me gusta estar con mis amigos, leer, oír música, el aire libre, jugar al golf, nadar. Todo eso no tiene mucho que ver con el lector de Aranzadi.

P. "El futuro de la monarquía no me quita el sueño". ¿Y el advenimiento de la república?

R. A mí [ríe] no me quita el sueño casi nada, a decir verdad.

P. ¿Pero puede imaginarse un futuro sin Leti y sin Felipe?

R. Sí, sí, sí. ¿Usted no?

P. ¿Recuerda su juguete preferido?

R. Muy de niño, me gustaba mucho jugar al aro, dándole con un palito. Y una cosa a la que en mi tierra, Extremadura, llaman el candaje, y en Castilla, saltar a pídola.

P. ¿Y su primera novia?

R. Hombre, claro. Prescindiendo de un amor que tuve a los siete años, después tuve una novia a la que amé apasionadamente cuando tenía diez, y después Nati, a los catorce. Me han gustado mucho las chicas, aunque no haya tenido éxito con ellas.

P. ¿Qué añitos tenía cuando les dijo a sus padres: "De mayor quiero ser presidente del Consejo de Estado"?

R. No les he dicho esa insensatez nunca [ríe]. Yo nunca he querido ser nada. Profesor de universidad, quizás.

P. ¿Cree que su vecina del tercero sabe para qué vale este organismo que preside?

R. Supongo que no.

P. ¿Y eso le preocupa?

R. No, en absoluto.

P. ¿Es usted un poder fáctico?

R. En absoluto. Supongo que para serlo se necesitan dos cosas: tener poder y querer ejercerlo. Yo, ni lo uno ni lo otro.

P. ¿Le pesa el cetro de número uno del Derecho Constitucional,que parece reconocerle casi todo el mundo?

R. Todo el mundo, salvo mis colegas del Derecho Constitucional. Gracias a esa postura de mis colegas, ese cetro es perfectamente soportable.

P. No fue padre de la Constitución, pero, como letrado de las Cortes, sí casi comadrona.

R. Más bien comadrona. Y para un profesor de Derecho Constitucional tener la oportunidad de ser partero de una constitución es la culminación de los sueños.

P. ¿Cómo salió la niña?

R. No mal del todo. Ningún hijo es perfecto. Pero ésta no tiene defectos graves.

P. ¿Y entonces por qué hay que enderezarla? ¿Porque está en muy mala edad?

R. Ésa es una buena observación. Porque a los hijos, a medida que van creciendo, hay que irles exigiendo más y más.

P. ¿Usted y Peces-Barba son los dos constitucionalistas de cabecera del presidente?

R. Si yo soy constitucionalista de cabecera del presidente del Gobierno, necesita poco de los constitucionalistas.

P. ¿Se considera de izquierdas?

R. Depende en relación con quién. Yo le diría que soy un hombre razonablemente progresista.

P. "Judicializar el Plan Ibarretxe es una vía equivocada". ¿Qué contiene la cesta de Navidad que le ha mandado el lehendakari?

R. La estoy esperando. En cuanto llegue, se lo cuento.

PERFL

Con 74 años y tres hijos, es andarín y nadador, tiene una perra, 'Tecla', y "cierta simpatía" por el Valladolid CF. Repite la máxima de que, para mantenerse en forma, hay que andar todos los meses 90 kilómetros, nadar al menos nueve y hacer el amor con regularidad. ¿Lo cumple a rajatabla? "Sí. Lo que pasa es que ahí hay una variable abierta"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2004

Más información