Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los documentos

Los documentos enviados por Endesa a Industria recogen el impacto que podría tener en las cuentas de las empresas superar el techo de emisiones previsto en los planes del Gobierno para sus centrales de carbón. Según esos documentos, incluso pagando derechos de 8,4 euros por tonelada de gas emitida en exceso sobre la asignación aprobada, "las centrales de carbón son más competitivas que los CCGT (centrales de ciclo combinado)". En suma, no habría razones económicas para no consumir carbón, cerrar minas y despedir trabajadores. Industria aclara, además, que la asignación de derechos por instalación no determina las horas que debe funcionar una central concreta. Algo que sólo dependerá de decisiones empresariales y de gestión. Más si se tiene en cuenta que cada empresa puede compensar horas de funcionamiento entre sus instalaciones. Según Industria, incluso aunque las empresas se ajustaran a los derechos asignados estrictamente, eso no tiene por qué influir en el consumo de carbón nacional, cuyo consumo ha disminuido entre 1996 y 2003 un 7%, mientras las importaciones (más baratas) han crecido un 135% en el mismo periodo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2004