Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Copa de la UEFA

Un Athletic apoteósico

El equipo rojiblanco firma en Lieja una goleada de las de antes y se clasifica para la siguiente ronda

Pues sí, tenía razón Valverde, el partido de Lieja no admitía una análisis similar a sus habituales fracasos como visitante: "Ahora nos jugamos una final y entonces el Athletic es muy distinto", había señalado. Dicho y hecho: en Lieja, uno de los peores equipos a domicilio en la UEFA, construyó una apoteosis absoluta en un partido enloquecido que nació a cien por hora, en un presunto escenario infernal, y acabó en una apología del contragolpe cerrada con una bolsa de goles. El Athletic no sólo sancionó a lo grande su pase a dieciseisavos de final, sino que segó su horrorosa imagen

Como visitante. Más allá de su débil línea defensiva, más allá de los titubeos iniciales ante el poderío aéreo de su rival, el equipo bilbaín construyó un monumento al fútbol de tacto, de toque, de velocidad y de acierto. Fue quizás un homenaje al nuevo Athletic que quiere construir Valverde: un equipo, además de vertical, como manda su historia, también moderno y vertiginoso, incluso sedoso en ocasiones. Un Athletic que no está hecho por su notable desequilibrio en las líneas, pero que ayer se sobrepuso incluso a sus traumas. Por ejemplo, el de Anoeta, cuando ayer también tras marcar dos goles encajó inmediatamente otro iniciando un calvario que podía haberle derretido. Ayer reaccionó (tampoco el Standard es la Real) e impuso su pegada hasta el punto de retrotraer el marcador medio siglo atrás

STANDARD 1 - ATHLETIC 7

Standard de Lieja: Runje; Deflandre, Dragutinovic, Onyewu, Garbini; Coceiçao, Walasiak (Carlos Alberto, m. 56), Geraerts, Mutavdzic (Niemi, m. 14); Tchite (Mumlek, m. 83) y Bongoura.

Athletic: Aranzubia; Murillo, Gurpegui (Karanka, m. 77), Prieto, Del Horno; Iraola, Tiko, Orbaiz, Yeste; Etxeberria (Guerrero, m. 73) y Ezquerro (Urzaiz, m. 68).

Goles: 0-1. M. 5. Ezquerro. 0-2. M. 9. Ezquerro. 1-2. M. 14. Onyewu. 1-3. M. 35 Yeste. 1-4. M. 54. Ezquerro. 1-5. M.58. Iraola, de penalti. 1-6. M. 63. Del Horno. 1-7. M. 71. Etxeberria.

Árbitro: Ingvarsson (Suecia). Amonestó a Gurpegui, Bangoura, Deflandre, Del Horno y Tiko.

28.000 espectadores en el Maurice Dufrasne.

Y eso que al Athletic le esperaba un infierno, según anunciaban los diarios. El Standard sucumbió a su propio infierno y a un Athletic infernal que en cuanto pilló cacho no lo soltó de la boca. Quizás el Standard confió más en su público que en sí mismo y lo pagó de forma escandalosa. Se trata de un equipo que tiene una sola jugada: llevar el balón a la cabeza de su delantero Bengoura, un guineano portentoso que dio toda una exhibición de saltos. Sabido es que el Athletic se suele encargar a menudo de hacer internacionales a futbolistas desconocidos. Ayer estuvo a punto de conseguirlo con Bengoura que no aparecía en las agendas del fútbol europeo. Pero todo quedó en una anécdota, porque el partido era de dos futbolistas: Etxeberria y Ezquerro, pletóricos ambos con una conexión absolutamente letal. Ambos eran la pareja por la que apostaba Valverde para los partidos de fuera, pero la carencia de goles y resultados le hizo apelar a la figura de Urzaiz, más creíble en la faceta goleadora.

Ayer, ambos futbolistas encendieron una noche apoteósica en la que pronto sobraron las cábalas sobre la combinación de resultados. El Athletic rompió el partido, al Standard y el marcador con la voracidad del placer del fútbol y la victoria. El infierno del Standard acabó en un calvario de media hora para el equipo belga, obligado a sufrir sin más interés que intentar que su rival no llevara al marcador los dos dígitos. Y a punto estuvo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 2004