Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ladrones más guapos del mundo se trasladan a Europa en 'Ocean's twelve'

El director Steven Soderbergh estrena la segunda parte de las aventuras de la banda dirigida por George Clooney, a cuyo reparto ha incorporado a Catherine Zeta-Jones

El productor Jerry Weintraub, el director Steven Soderbergh y los actores Brad Pitt, Don Cheadle y Matt Damon presentaron el pasado lunes en París su filme Ocean's twelve, continuación de las aventuras de la banda creada en torno a Danny Ocean (George Clooney), un ladrón que, en Ocean's eleven, consigue con la ayuda de su banda desvalijar un casino de Las Vegas al provocar un gran apagón.

La nueva entrega presenta una sucesión de fracasos delictivos, pues los grandes robos que Danny y sus amigos planean para reembolsar su dinero al amenazante Terry Benedict (Andy García), propietario del casino asaltado, se saldan en pequeños desastres. "Sabía perfectamente cómo contar las nuevas aventuras y sabía que iba a ser bajo una forma distinta. Un cineasta no quiere repetir nunca sus fracasos pero tampoco debiera querer repetir los éxitos", dijo Soderbergh al tiempo que afirmaba "tener material suficiente escrito para imaginar una posible Ocean's thirteen, pero esa hipótesis fue calificada de "prematura" por el productor Jerry Weintraub.

Para el director, "no es posible un reparto así si cada actor va contando sus primeros planos"

MÁS INFORMACIÓN

Dos actores se han sumado al reparto: Catherine Zeta-Jones, que encarna a una superagente de Europol, y Vincent Cassel, que es un elegante y vanidoso ladrón de guante blanco, en la tradición de Arsène Lupin. "La verdad es que me ha resultado muy agradable rodar con Catherine, poner de relieve su atractivo, hacerla aparecer inteligente y guapa y capaz de llevar por el camino de la amargura a todos los hombres de Danny", dijo el director. Para Brad Pitt, "el rodaje ha sido tan fantástico que ni nos dábamos cuenta de que estábamos en un rodaje" en la más pura tradición tópica del equipo que tanto se quiere. "Pero en ese caso es cierto pues no se puede reunir un reparto de esa magnitud si los actores están contando el número de primeros planos y la longitud de sus réplicas", precisó Soderbergh.

Si el primer filme era totalmente americano, situado en ese símbolo de EE UU que es Las Vegas, el segundo es casi íntegramente europeo pues la acción transcurre en Amsterdam, Montecarlo, París, el lago de Como, Roma y Sicilia. "Fue mientras estábamos de gira de promoción de Ocean's eleven cuando descubrí esa ciudad fantástica que es Roma y comencé a pensar lo mucho que me gustaría rodar allí", confiesa el director mientras Weintraub revela que el punto de partida de la segunda entrega "es obra del guionista George Nolfi, que había imaginado una historia que contaba el enfrentamiento entre el mejor ladrón de América y el mejor ladrón de Europa. El desafío pasaba por adaptar ese esquema a 12 personajes".

Julia Roberts encarna de nuevo a Tess, que vive felizmente casada con Danny cuando todo comienza de nuevo. Y el guión quiere que Tess se vea conducida a ¡suplantar a la actriz Julia Roberts! Es una secuencia de comedia, rodada de manera muy desenfadada, en Roma, y que cuenta con la colaboración como estrella invitada de Bruce Willis. "El placer que el espectador encontraba en la primera película se basaba en que se identificaba con una banda que superaba toda clase de obstáculos para lograr el que parecía un objetivo imposible. En la segunda, la diversión consiste en que, desde el inicio, todo lo que Danny y los suyos emprenden es un fiasco".

Entre quienes intentan reparar los fracasos está Linus (Matt Damon), "que ya no es un mero carterista pero que aún no tiene la experiencia suficiente como para ser jefe de su propia banda. En la película eso se hace evidente en esa conversación tan divertida que mantengo con Brad Pitt y George Clooney, una conversación de la que yo soy incapaz de captar esas sutilezas que son privilegio de los ladrones más experimentados", comenta el actor.

Ocean's twelve parece mucho más improvisada, más libre y menos construida que Ocean's eleven, que asumía la fórmula canónica de ese subgénero que son las películas del "robo perfecto". "He dejado que los actores improvisaran, quería que se sintiesen a gusto, poder filmarlos casi a escondidas", dice Soderbergh, quien se ocupa también de iluminar y llevar la cámara. "Son trabajos que no pueden separarse de la puesta en escena, valorarlos de manera independiente, y por eso prefiero hacerlo yo. A través del visor soy el primero en ver y determinar lo que después se proyectará en la pantalla".

Rodada en 77 días a pesar de sus numerosas localizaciones y de la complejidad de organizar las coincidencias de agenda de, como mínimo, seis estrellas de primer orden, Ocean's twelve se beneficia también de cuatro semanas rodadas en estudio, en Los Ángeles. El vestuario de Milena Canonero refuerza la identidad de cada uno de los personajes que, al haberse convertido en millonarios, procuran presentarse físicamente de acuerdo con lo que quieren ser. Elliott Gould, por ejemplo, se imagina como un inglés extravagante; Brad Pitt, en plan de chulo italiano; Vincent Cassel, como un aristócrata con un lado oscuro, y Catherine Zeta-Jones, en una versión sexy del detective privado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 2004