Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las diputaciones reivindican que se garantice su financiación en el futuro modelo de Estado

Las ocho corporaciones andaluzas reclaman protagonismo en el actual debate territorial

Las más que probables reformas constitucionales y estatutarias que se llevarán a cabo en los próximos años no pueden dejar de lado a las Diputaciones, que según los presidentes de las ocho provincias andaluzas "son un elemento indispensable en la vertebración del Estado" y los únicos entes que articulan las relaciones entre municipios, autonomías y Gobierno. Las corporaciones andaluzas firmaron ayer un manifiesto con la Junta en el que exigen que en el debate territorial en marcha se garantice su autonomía política y suficiencia financiera, y se impulse el Pacto Local.

Los ocho gobiernos provinciales andaluces coinciden en señalar a la falta de medios como uno de los principales problemas de estas instituciones. Desde hace más de diez años, las diputaciones han asumido competencias para las que no cuentan con financiación.

Entre esos "servicios impropios" sus responsables citan el desarrollo sostenible o el tratamiento de nuevos fenómenos sociales como la inmigración o el envejecimiento de la población a los que hacen frente diputaciones y ayuntamientos. "Es necesario analizar y determinar cuáles son las competencias que desarrollan municipios y diputaciones para que les correspondan recursos e ingresos adecuados", dice la declaración que firmaron ayer.

Los presidentes reclaman que se aproveche el actual debate sobre la organización territorial del Estado para crear "un nuevo marco jurídico" que incremente su participación en los ingresos del Estado y la Junta de Andalucía y les de voz y voto en el Consejo de Política Social y Financiera, la mesa en la que se sientan el Gobierno y las comunidades autónomas para acordar el sistema de financiación de estas últimas.

El manifiesto se pronuncia a favor del Pacto Local o segunda descentralización, pero exige que se realice "sin desconocer el carácter supramunicipal de las diputaciones" que "son la garantía para que las competencias que se transfieran a los ayuntamientos de menor capacidad económica y de gestión, puedan prestarse". El presidente de la Diputación de Jaén, Felipe López, pidió que ese pacto no tenga carácter autonómico sino estatal, tal y como acordó la Federación Española de Municipios y Provincias y apoya el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "Desde 1993 se ha hablado mucho pero se ha hecho muy poco por este pacto", dijo López. "Ahora es el momento en el que se tiene que mantener este debate", añadió.

Autonomía política

La declaración institucional exige además que las futuras modificaciones constitucionales y estatutarias no afecten a la naturaleza de las diputaciones. "La provincia debe seguir siendo un ente territorial dotado de autonomía política y en ningún caso deben convertirse en instituciones de ámbito autonómico", dice el texto, avalado por la Junta mediante la firma de la consejera de de Gobernación, Evangelina Naranjo. Los presidentes reclaman además su participación en el actual debate sobre el modelo de Estado y su presencia en el Senado como cámara de representación territorial.

"El objetivo de la declaración es decir a las demás administraciones que somos instrumentos muy válidos que ahora deben redefinirse, una vez asentadas las autonomías", afirmó el presidente de la Diputación de Granada, Antonio Martínez Caler que recordó a quienes cuestionan las diputaciones que su papel "se recoge en la Constitución".

El manifiesto sirve como documento de conclusiones de unas jorandas organizadas por la Diputación de Granada tituladas Las Diputaciones en la nueva vertebración del Estado, en las que, desde el pasado lunes, representantes del Ministerio de Administraciones Públicas y de distintas diputaciones andaluzas y del resto del país, discutieron sobre su función, su singularidad respecto a otras instituciones y el Pacto Local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 2004