Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cargos institucionales del PP arropan el acto de cierre de adhesiones al manifiesto Broseta

Populares, empresarios y entidades secesionistas se suman al texto elaborado por la fundación

Los principales cargos institucionales del Partido Popular -Francisco Camps, Rita Barberá, Fernando Giner y Serafín Castellano, entre otros- arroparon ayer al vicepresidente de la Fundación Manuel Broseta en el acto con el que se cerraba el plazo de adhesiones al texto en defensa del autogobierno y la denominación exclusiva del valenciano. Tras una semana en circulación, la Fundación Broseta presentó algo más de 200 adhesiones, en su mayor parte de dirigentes del PP, empresarios y partidos secesionistas como Coalición Valenciana y Opció Valencianista.

En tan solo una semana, la Fundación Broseta dio ayer por cumplidos "satisfactoriamente" sus objetivos y su vicepresidente Manuel Broseta Dupré agradeció el apoyo de las 2.000 personas que han trasladado su conformidad con el manifiesto -"los nombres de los particulares no se darán a conocer por razones relativas a la normativa aplicable"- y cerca de 250 asociaciones, empresas e instituciones. De esta última cifra, más de un centenar son ayuntamientos gobernados por el PP a los que se unen un rosario de asociaciones empresariales -bastantes de ellas ligadas al patronato de la propia Fundación Broseta- y diversas entidades relacionadas con las fiestas, amas de casa y clubes deportivos. Entre las personalidades que figuran a título individual en el manifiesto Broseta están el actor Pepe Sancho, el torero Vicente Barrera y uno de los ponentes del Estatut de 1982, José Ramón Pin Arboledas, como personas de cierta relevancia pública.

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, calificó de "impecable" el manifiesto e insistió en que "los valencianos somos lo que somos y no consentiremos que nadie venga desde fuera a crear crispación".

Interpelado por la ausencia de la Acadèmia Valenciana de la Llengua en la relación de adhesiones, Camps sentenció: "Yo soy el presidente de la Generalitat y la Acadèmia Valenciana de la Llengua es una institución de la Generalitat Valenciana".

"Soy consciente, como presidente, de lo que es la Generalitat para los valencianos y sé que ha de representar el consenso y el apoyo político y social a las instituciones, y el consenso logrado en la AVL se ha de transmitir en su trabajo diario", dijo el jefe del Consell, que indicó que igual los socialistas no se habían adherido al manifiesto Broseta porque a lo mejor no habían tenido tiempo.

Los partidos progresistas rechazaron ayer la actuación del Consell respecto a la cuestión de la lengua. Los socialistas acusaron directamente al PP de instrumentalizar la cuestión por motivos partidistas, mientras que el portavoz parlamentario de Esquerra Unida-L'Entesa pidió al PP que recuerde "sus tradiciones más centristas y no se vaya a las posiciones de la derecha más extrema" en los temas relacionados con la lengua.

La dirección del Bloc Nacionalista Valencià reclamó al presidente de la Generalitat que acepte el memorándum que prepara el Gobierno para entregar en la Unión Europea y que admita la doble denominación catalán / valenciano en Bruselas.

En el acto de la Fundación Broseta, una militante del extremista Grup d'Acció Valencianista (GAV) repartió hojas entre los asistentes -y conversó con Rita Barberá- en las que se tachaba de fracaso del PP el manifiesto Broseta y se pedía un decreto de derogación de la Acadèmia Valenciana de la Llengua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de diciembre de 2004