Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arenas se resiste a cumplir el pacto de Jerez y propone a Pacheco que siga García Pelayo

Miembros del PSA lanzan mensajes de acercamiento hacia el PSOE ante la crisis de gobierno

El presidente del PP, Javier Arenas, se resiste a cumplir el pacto de Jerez de junio de 2003, según el cual la popular María José García Pelayo asumiría la alcaldía hasta junio de 2005 y, a partir de esa fecha, pasaría a manos de Pedro Pacheco (PSA). En declaraciones a las agencias, después de mantener una reunión de más de dos horas con el nacionalista, Arenas afirmó que había propuesto a éste que "se mantenga la actual distribución de competencias durante toda la legislatura", es decir, que continué Pelayo como alcaldesa y Pacheco al frente de Urbanismo. El jerezano mantuvo un mutismo absoluto.

El reparto de competencias en Jerez debe mantenerse "tal y como está" hasta las elecciones de 2007, afirmó ayer Javier Arenas, quien no quiso entrar en el galimatías que en las últimas 48 horas han propiciado tanto García Pelayo como el presidente del PP de Cádiz, Antonio Sanz. Éstos aseguran que el "pacto real" de Jerez no es el que hay escrito y, más aún, el que se presentó y conocen los ciudadanos, sino que existe un "compromiso de palabra" de Pacheco de que renunciaría a la alcaldía cuando le tocara su turno. Este extremo fue desmentido con contundencia por el PSA y por el propio Pacheco al Diario de Jerez el pasado martes: "Es una gran mentira, el mayor disparate que he escuchado en mi vida", dijo.

Arenas consideró "estéril" abrir un "gran debate sobre la interpretación de los acuerdos", una tarea a la que, sin embargo, se empleó muy a fondo Antonio Sanz. Éste aseguró que el "compromiso" de Pacheco fue que renunciaría a la alcaldía y que, como éste es un caballero, "no tiene por qué dudar" de su palabra. "Delante nuestra ha accedido a cumplirlo", dijo. Preguntado si había constancia documental de que eso era así, Sanz comentó: "Firmamos lo que firmamos, pero el señor Pacheco se comprometió a lo que se comprometió".

El día que se firmó el pacto, el 14 de junio de 2003, el propio Sanz daba cuenta del mismo asegurando que la alcaldía será "rotatoria entre el PP y el PSA" y calificó de "difícil" la decisión de compartir la alcaldía de Jerez con Pacheco". Éste aseguró ese mismo día: "Es un pacto limpio, transparente, con luz y taquígrafos, sin maletines ni bolsas debajo de la mesa". Y el 21 de junio en una entrevista a Europa Press declaró: "Aseguro que seré el alcalde dentro de dos años, cuando le corresponda al PSA coger la alcaldía de Jerez".

Ayer, la propia alcaldesa reconoció que se ha ocultado a los ciudadanos ese presunto acuerdo paralelo y no escrito, que ha causado una gran sorpresa en la ciudad. "Lo único que se ha ocultado es que Pedro Pacheco había aceptado no ser alcalde, que Urbanismo fuera a manos del PP y que el PSA asumiera la alcaldía.Yo he entendido que tampoco era malo el tener eso ocultado".

En la resistencia que está manteniendo el PP a cumplir con lo firmado podría tener un peso fundamental los datos de las encuestas que maneja este partido. Fuentes conocedoras de estos sondeos aseguran que García Pelayo tendría una alta valoración como alcaldesa mientras que un elevado porcentaje de jerezanos (alrededor del 80%) estaría en contra del regreso de Pacheco a la alcaldía que ocupó durante 24 años. Sanz confirmó el primer dato y no negó el segundo.

Tanto el PSA como Pacheco se negaron categóricamente ayer a dar su opinión sobre la propuesta de Arenas. De hecho, Pacheco no acudió a un acto público que tenía programado por la tarde en Jerez y, un par de horas después, se negó a hablar con los periodistas que le esperaban en la sede de la Gerencia de Urbanismo. El líder del PSA tiene concertada hoy una entrevista con Canal Sur.

Ante el atasco en el que se encuentra el pacto de gobernabilidad de la quinta ciudad de Andalucía, miembros del PSA empezaron hace 10 días a lanzar mensajes de acercamiento hacia el PSOE, de los que dieron cuenta de inmediato a su ejecutiva regional los socialistas jerezanos contactados. La dirección andaluza ha ordenado no abrir una vía de comunicación. "No hablamos de Jerez con nadie de nada mientras no haya un escenario distinto al que hay ahora", afirmó un destacado miembro del PSOE.

Mientras tanto Arenas abogó por que PP y PSA cierren la polémica "cuanto antes" y abran un "periodo de estabilidad hasta el año 2007". "Debería de cerrar un acuerdo de gobierno puntual para los próximos dos años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2004