Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN LAMILLAR | Biógrafo de Joaquín Romero Murube | Signos

"Creo que Romero Murube fue toda su vida un liberal que supo moverse bien"

Juan Lamillar (Sevilla, 1957) es licenciado en Filología Hispánica. Ha escrito ocho libros de poemas, lo que le ha valido ser incluido en distintas antologías. Lamillar, que colabora como crítico en varias publicaciones, ha sacado a la calle recientemente la biografía Joaquín Romero Murube. La luz y el horizonte (Fundación José Manuel Lara).

Pregunta. ¿Por qué emprendió esta biografía?

Respuesta. A mí siempre me ha gustado mucho la Generación del 27, una generación capital en la poesía española del siglo XX, y , sobre todo, Luis Cernuda. Luego me interesó primero la obra, y más tarde la figura de Joaquín Romero Murube. Prologué una antología de textos sobre la Semana Santa de Romero Murube que publicó Diario de Sevilla y, más tarde, la revista Clarín. Hace unos meses me pidieron esta biografía desde la Fundación José Manuel Lara. Tenía mucha documentación sobre Romero Murube.

P. ¿Cuánto tiempo le llevó escribir esta biografía y cuáles fueron las principales dificultades con las que se encontró?

R. Estuve casi un mes investigando en el Archivo Municipal. La escritura del libro me llevó unos tres meses. La dificultad radicó en que los herederos no tienen totalmente ordenado el material. El Archivo Municipal es muy rico en documentos de los años cuarenta y principios de los cincuenta. Sobre periodos posteriores hay carencias.

P. ¿Por qué Romero Murube es tan poco conocido fuera de Sevilla?

R. Es curioso porque Romero Murube publicó en los años cuarenta y cincuenta en las editoriales más importantes: Adonais, Revista de Occidente, Ínsula... En esos años figuraba en todas las antologías importantes de poesía española. Sus últimos libros los publicaba como ediciones de autor. Creo que Romero Murube siempre tuvo muy claras cuáles eran sus fuerzas literarias. Decía que algún día haría ese libro que nunca había hecho, y que ya iba siendo tarde. Sabía que lo suyo era recoger conferencias y artículos con cierta gracia e inteligencia que había publicado.

P. Lo cierto es que se ha quedado fuera del canon de los grandes poetas del 27.

R. Es que incluso se ha quedado fuera de las antologías más recientes de la Generación del 27, en las que incluyen a José María Hinojosa. Su obra poética es muy breve.

P. ¿Por qué vertiente de su poesía se siente más interesado?

R. Tiene la poesía neopopularista, las canciones sobre Sevilla. Pero creo que el Romero Murube más profundo es el de Canción del amante andaluz (1941), sobre todo Jardín enamorado, que es una parte clásica. Y luego bastantes poemas de Tierra y canción (1948), que son más reflexivos y discursivos. Sería el mejor Romero Murube poeta. También hay que recordar la vena arabigoandaluza de las kasidas, que le viene un poco de Federico García Lorca y Emilio García Gómez.

P. ¿Qué aporta su narrativa?

R. Romero Murube comenzó como narrador con dos novelitas cortas. Luego no las rescató. Las tres narraciones de "...Ya es tarde" (1948) están muy bien escritas. Pero Romero Murube no es un narrador. Los comentarios y el ambiente pesan más que la acción.

P. ¿Qué es lo más destacable de su obra ensayística?

R. Hay tres grandes grupos. Primero, los temas de Sevilla, que son el eje de todos sus libros. Luego, tiene también crónicas deliciosas de viajes por Italia y Suiza. También tenía una gran facilidad para evocar personajes y ambientes, por ejemplo del grupo de la revista Mediodía. Romero Murube fue una persona con mucha sorna: la página que dedica a la visita del rey Abdullah de Transjordania es deliciosa. Y las evocaciones de Jean Cocteau y Paul Morand. En Lejos y en la mano (1959) hay una sección de viajes por Andalucía, influida un poco por los libros de viajes de Camilo José Cela.

P. ¿Dónde se situaba Romero Murube políticamente hablando?

R. Su padre era un político liberal importante que llegó a presidente de la Diputación de Sevilla. Hay amigos suyos que dicen que siempre fue republicano y que supo adaptarse al franquismo. Romero Murube, en una carta de 1936, se declara monárquico. En 1938 y 1939 participó muy activamente en la parte cultural y propagandística del franquismo con Ridruejo y Laín. En 1937 publicó los romances dedicados a Lorca. Participó en 1939 en Antología poética del Alzamiento, preparada por Jorge Villén. Frente a los poemas exaltados Romero Murube hizo un canto para que eso no volviera a pasar más. El suyo es un poema más humanista que triunfalista. Creo que Romero Murube fue toda su vida un liberal que supo moverse bien. La República le nombró conservador del Alcázar. Cuando triunfó el Frente Popular lo quisieron echar por derechista y él se buscó sus ayudas para quedarse con el cargo. El Alcázar era en Sevilla la residencia de Franco y Romero Murube tenía que atenderlo. Parece que tenía una buena relación con Franco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 2004