Israel cambiará el trazado del muro para acatar una sentencia judicial

El Ministerio de Defensa cumple un fallo del Tribunal Supremo

El Gobierno israelí cambiará el trazado del muro de separación de Cisjordania para limitar las expropiaciones de territorios palestinos y lesionar menos los derechos de sus habitantes, en cumplimiento de una sentencia del Supremo de Israel. El nuevo recorrido aprobado prevé -según se supo ayer- acercarse lo más posible a la línea verde, o del armisticio de la guerra de 1967, adentrarse menos en el interior de los territorios y apropiarse de 400 kilómetros cuadrados de Cisjordania, la mitad de lo previsto en el anterior proyecto.

Más información

El nuevo diseño del muro de separación entre Israel y Cisjordania ha sido aprobado por el ministro de Defensa, Saul Mofaz, que a finales de junio, de acuerdo con el resto del Gobierno, decidió acatar una sentencia del Tribunal Supremo de Jerusalén en la que se ordenaba diseñar un trazado alternativo para perjudicar lo menos posible a los palestinos e intentar respetar sus derechos. La sentencia fue dictada como consecuencia de un recurso planteado por un grupo de vecinos y entidades cívicas palestinos, que encontraron el apoyo de un colectivo israelí, cercano a un tramo del muro.

La nueva ruta trazada ahora afectará en principio a la zona que no ha sido construida, es decir, la que rodea la ciudad de Jerusalén y la que se extiende al sur de Israel, por la zona de Hebrón, pero no se descarta la posibilidad de que el nuevo trazado afecte también a los casi 200 kilómetros ya construidos y que representan la tercera parte de la longitud total prevista para esta obra.

En términos estadísticos, el nuevo trazado del muro supone que los israelíes se apropiarán sólo de un 8% del territorio de Cisjordania, lo que representa la mitad de lo previsto con anterioridad, pasando así de 900 a 400 kilómetros cuadrados.

Cisjordania tiene una superficie total de 5.800 kilómetros cuadrados, una longitud de 130 kilómetros de norte a sur y una anchura que oscila entre 40 y 65 kilómetros. Por ahora, las obras del muro se prevé que recorran la cara oeste de Cisjordania, pero está en fase de estudio que se prolonguen además por el este, en un trazado paralelo al valle del Jordán.

La aprobación del nuevo recorrido ha sido valorada en medios políticos como un gesto de buena voluntad del Gobierno israelí hacia la Autoridad Nacional Palestina, en un esfuerzo por favorecer la transición democrática y pacífica, impulsada por el nuevo equipo gobernante, tras la muerte de Yasir Arafat el 11 de noviembre en el hospital militar francés de Percy. Pero también se considera que este gesto es el resultado de las presiones de EE UU, y en especial de la visita que el secretario de Estado Colin Powell hizo la semana pasada al primer ministro Ariel Sharon.

A pesar de estas modificaciones sobre el muro, el Gobierno de Israel continúa desoyendo la sentencia de la Corte Internacional de La Haya dictada en julio, a instancias de la ONU, en la que declara la ilegalidad de la obra y ordena su inmediata destrucción y compensación a los vecinos afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50