OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Riqueza de la lengua

Contestando a Silvia Garzando, cuya carta se publicó el 19 de noviembre, me sorprende que llegue a la conclusión de que el catalán y el valenciano son lenguas diferentes porque según la zona, es más difícil de entender. Yo, cuando veo películas argentinas o mejicanas, tengo el mismo problema. De hecho, este periódico publicó el 13 de noviembre "siete maneras de pedir una bebida en español", y dependiendo del país, la historia era a veces casi incomprensible. Pero a nadie se nos ocurre decir que el chileno, colombiano, peruano, guatemalteco... son lenguas diferentes, sino que hablamos de la riqueza de la lengua.

Yo, como traductora e intérprete, como amante de verdad de las lenguas, exijo un respeto por la lengua y su historia. Sólo los filólogos y lingüistas tienen derecho a opinar, pues ellos son los expertos. Discutir sobre si el valenciano y el catalán son lenguas diferentes es como discutir si la Tierra es redonda o plana. Por último, quiero recordar que aquellos que "defienden" a la Comunidad Valenciana siempre hablan en castellano y su único objetivo es meramente político y no filológico. ¡Ah! Piensen que Castellón también forma parte de la C. Valenciana, y lo que ellos hablan es más parecido a Barcelona que a Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50