Crítica:FLAMENCOCrítica
i

Bailar sin música

Bailó María Pagés, y lo hizo de manera inigualable. Ese tema de Flamenco Republic a base de percusiones, de una versatilidad absoluta. No hay música, sólo eso, percusiones de diverso cuño: abanicos, palmas, castañuelas, bastones. Un prodigio de imaginación y originalidad, que Pagés y los suyos bordaron literalmente.

Antes el festival había discurrido por muy nobles cauces artísticos. Gerardo Núñez, con Cepillo (cajón) y Pablo Martín (contrabajo), hizo varios temas de su repertorio habitual, singularmente de ritmo muy rápido que le sirvieron para mostrarse como un virtuoso. Enrique de Melchor, por su parte, que se quedó sin cantaor por la ausencia de Menese, tocó un par de temas, el segundo por siguiriyas espléndido.

VII Festival Flamenco Solidarios

Guitarra en concierto: Gerardo Núñez, Enrique de Melchor. Cante: Mayte Martín, Tomasa la Macanita. Baile: María Pagés. Palacio de Congresos. Madrid, 19 de noviembre.

Por último, el cante. Mayte Martín impecable, como siempre. Dulcificando los estilos, diciéndolos con mimo. La vidalita y la guajira fueron auténticas delicias, igual que el garrotín; pero la serie de malagueñas alcanzó la categoría de sublime. La Macanita hizo lo de siempre, con un gran cante por soleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50