Un censo con nombres marcados

Un censo electoral de la localidad vizcaína de Portugalete incautado a uno de los 19 detenidos esta semana en la operación contra ETA tenía marcados con una cruz al ex secretario general de UGT Nicolás Redondo Urbieta y a los ediles de ese municipio Esther Cabezudo (PSE-EE) y Juan Carlos Castaño Moreno (PP). Así figura en el auto dictado anoche por el juez Baltasar Garzón, en el que ordena el ingreso en prisión de Rubén Nieto Torio e Izaskun Villanueva Ortega, por los delitos de integración y colaboración con organización terrorista, respectivamente, y la puesta en libertad bajo fianza de entre 3.000 y 12.000 euros de otros cuatro detenidos.

Según el auto, el censo electoral que tenía marcados con una cruz a Nicolás Redondo y a dos ediles de Portugalete fue encontrado en un registro al arrestado Jon Duque, a quien el juez deja en libertad bajo fianza de 12.000 euros.

Duque apareció en los papeles incautados al ex dirigente de ETA Ibon Fernández Iradi, Susper, con sus datos en clave. Garzón señala que, según los datos obrantes en la causa, Duque prestó su coche para que fuera utilizado por ETA. En el registro practicado en su domicilio se le encontró el censo, que tiene fecha de 1 de febrero de 2001 pero que habría llegado a su poder en 2003.

El auto recuerda que el 28 de febrero de 2002 ETA intentó matar a Esther Cabezudo y a su escolta. Asimismo, el 4 de marzo de 2002 se desactivó una bomba colocada por ETA en el domicilio de Nicolás Redondo.

Hoy está previsto que declaren ante Garzón los cinco detenidos que aún no lo han hecho y sobre los que pesan las imputaciones más graves: Ibon Urrestarazu, su compañera Alaitz Iturrioz, Margarita Eizaguirre, Xabier Balerdi y Andoni Cobos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Lo más visto en...

Top 50