La juez Palacios ordena exhumar 21 cadáveres de víctimas del Yak

El fiscal turco rechaza las acusaciones del general Navarro

La juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios ordenó ayer la exhumación de los cadáveres de 21 de los militares muertos en el accidente del Yak-42, el 26 de mayo de 2003 en Trabzon (Turquía). Los cuerpos mal identificados fueron 30, pero nueve de ellos fueron incinerados. Las exhumaciones se realizarán desde el lunes 22 de noviembre hasta el 2 de diciembre en cementerios de nueve comunidades autónomas.

La juez encomienda a una comisión, formada por dos médicos forenses y dos secretarios, la tarea de "trasladarse por todo el territorio nacional" para proceder a la exhumación de los cadáveres, que serán trasladados al cementerio madrileño de La Almudena, bajo custodia de las Fuerzas Seguridad del Estado.

La magistrada ha remitido un oficio a la Dirección General de la Policía "para que disponga un dispositivo con la finalidad de controlar y, en su caso, impedir el acceso" al lugar donde quedarán los cadáveres y otro a las comandancias de la Guardia Civil de las provincias donde están los cementerios afectados "para que se adopten las medidas necesarias para garantizar la reserva e intimidad". Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Galicia, Aragón, Extremadura, Madrid, Cataluña, La Rioja y Castilla y León son las comunidades afectadas.

El auto especifica que sólo podrán estar presentes durante la exhumación los miembros de la comisión judicial, dos empleados de la funeraria y los familiares de los fallecidos que sean designados al efecto.

Tras la exhumación de los cadáveres se tomarán muestras de ADN para confirmar su identidad. Los análisis del laboratorio de Estambul y el Instituto Nacional de Toxicología determinaron que 30 de los 62 militares fallecidos en el accidente aéreo fueron mal identificados. Nueve de los cuerpos no se pueden recuperar ya que fueron incinerados por sus familiares.

El general de división médico Vicente Navarro, quien compareció el lunes ante la juez como imputado, aseguró ese día que los forenses turcos no les dejaron tocar ni tomar muestras de los cadáveres. El fiscal de la provincia turca de Trabzón, Burhan Cobanoglu, respondió ayer a Efe: "Estas afirmaciones son falsas. Nada falló en nuestro trabajo. Hicimos todo lo que teníamos que hacer". El fiscal alegó haber recibido una "carta de agradecimiento de la Embajada de España en Ankara" por su trabajo.

El portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, dijo que el Gobierno del PP "hizo lo que tenía que hacer" en este caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de noviembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50