Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La acusación reclama 20 años por dos agresiones sexuales en la prisión

La acusación y la fiscalía piden 20 años de prisión para un hombre acusado de dos agresiones sexuales en la cárcel a dos compañeros de celda. Luis Manzano Mendoza, de 39 años, lleva la mitad de su vida en prisión. En 1989 fue condenado a 20 años por violar a una mujer e ingresó en Can Brians. Años más tarde, en 1993, fue declarado culpable de un intento de agresión sexual a una asistenta social de la prisión de Ponent, en Lleida. Luego recaló en la cárcel de Tarragona.

Tras 17 años de reclusión, estaba a punto de lograr la libertad condicional. En la madrugada del 26 de enero de 2003 todo cambió. Ingresaron en su celda dos jóvenes de 20 y 21 años como presuntos autores de 15 atracos.

A la mañana siguiente, los jóvenes denunciaron que habían sido objeto de una agresión sexual por parte de su compañero de celda. Él lo negó durante el juicio, que se celebró ayer en la Audiencia de Tarragona. "Había celdas libres y los tuvieron que poner en mi chabola, a mí que vivía con 12 gorriones y un periquito", explicó. Manzano dijo que un alto cargo de la prisión urdió el plan: "Me la tenía jurada porque tuvimos un altercado cuando llegué a Tarragona".

Su abogado reclama la absolución y defiende: "Mi cliente ha sido víctima de un chantaje". Los forenses tampoco observaron desgarros ni signos de violencia en el ano, ni pudieron determinar si los jóvenes practicaron una felación al presunto violador, tal como aseguraron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 2004