El Arriaga presenta un 'Così fan tutte' que busca el frescor de la prosa

El montaje fue ideado por Giorgio Strehler poco antes de morir

El Arriaga bilbaíno, mañana y el jueves, y el Baluarte de Pamplona, los próximos martes y miércoles, acogen la puesta en escena de Così fan tutte que el director de escena Giorgio Strehler concibió poco antes de morir en 1997 para su Piccolo Teatro de Milán. Este montaje de la ópera de Mozart pretende "hacer la lírica como la prosa, con frescura y ligereza", según Alberto Benedetto, portavoz del Piccolo.

Esta versión, una coproducción del Piccolo Teatro y la Fundazione Lirico Sinfonica Petruzzelli e Teatri di Bari, llega a Euskadi y Navarra tras pasar por Madrid y Roma, y antes de recalar en Egipto. Ahora se encarga de su dirección escénica Gianpaolo Corti, quien sustituyó, tras su reciente fallecimiento, a Carlo Battistoni, que, a su vez, había tomado el relevo de Strehler. El famoso director italiano sólo pudo dirigir algunos ensayos de su puesta en escena un par de semanas y murió en diciembre de 1997 antes de ver estrenado su espectáculo un mes después.

Arnold Bosman dirigirá a la Orquesta de la Societá dei Concerti di Bari y al Coro L'Opera di Bari. Los principales papeles son interpretados por Fiorella Burato (Fiordiligi), Terese Cullen (Dorabella) y Gianpiero Ruggeri (Guglielmo), mientras que Mark Milhofer y Andrea Giovannini se turnarán en el rol de Ferrando.

Corti destacó ayer en su presentación en Bilbao la austeridad que ha querido imprimir al montaje: "Se da preferencia a la interpretación y sólo hay dos portalones que se abren y cierran para representar un lugar abierto o cerrado. Se iba a hacer algo más complejo, pero, finalmente, los objetos que aparecen en el escenario son el mínimo imprescindible para que se entiendan las escenas. Para Strehler, la belleza radicaba en la sencillez".

Sin ideas preconcebidas

Esa tendencia al minimalismo encaja con el anhelo de contrarrestar la gravedad del género lírico con algo de la "frescura y ligereza" de la prosa, expresado por los representantes del Piccolo Teatro y por el propio Corti. "Strehler buscó jóvenes que no estuvieran muy influidos por la lírica. Por eso duró tanto la elección de intérpretes", indicó Corti. "Quería que quienes interpretaran a las parejas protagonistas fuera incluso la primera vez que escuchaban Così fan tutte, para que no tuvieran ideas preconcebidas. La frescura es determinante para los personajes, para entrar en esa dinámica de juegos y descubrimientos. Por eso, tras el estreno, la dificultad ha radicado en mantenerla".

Tal es el interés en preservar la frescura en la escenificación de la ópera, descrita en su día por Strehler como "revolucionaria en ciertos aspectos", que el gran número de funciones contratadas ha forzado a disponer dos elencos, "para que se turnen y así descansen los intérpretes", concluyó Corti.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de noviembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50