Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Una tragedia...

Berkeley, California (Estados Unidos)

Más huracanes, sequías, lluvias torrenciales, cambios abruptos en el clima, la rápida desaparición de especies de plantas y animales, veranos más cálidos y largos y la subida del mar son sólo algunos efectos del calentamiento global.

En el verano de 1995, 514 personas murieron en Chicago por exceso de calor. En el 2003, 10.000 personas sólo en Francia fueron arrebatadas de sus amigos y familiares por una cruel ola de calor que atacó a los más vulnerables: niños y ancianos. En los próximos 10 años, unos cuantos millones de personas morirán de enfermedades relacionadas con el calentamiento de la Tierra, según la Organización Mundial de la Salud, ¡pero ésa es sólo la cantidad que morirá de malaria!

El coste total en vidas y en pérdidas económicas durante la primera mitad del siglo XXI no puede ser calculada.

Del 20% a una cuarta parte de esa destrucción está, actualmente, causada por el 5% de los seres humanos que viven en los Estados Unidos. Sin embargo, el Gobierno de EE UU se niega a cooperar de ninguna manera significativa con los esfuerzos internacionales para reducir gases de invernadero.

Las industrias de carbón y petróleo, con la ayuda de los políticos cuyas elecciones han financiado con éxito, han confundido al público americano. Estas industrias continúan evitando la acción para abordar esta crisis. Esto es parte de la tragedia de la reelección de Bush.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2004