Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Pretendido y saboteado Parque de Guadarrama

Hace dos años, la administración regional de Madrid, secundada por Castilla y León, inició una campaña para lograr que el gobierno central declarara Parque Nacional la Sierra de Guadarrama: cursos de verano, conferencias, página web, exposiciones...

Lograron la complicidad de la administración central, destacados investigadores y organizaciones ecologistas. Nadie dudaría de la voluntad sincera de proteger efectivamente tal espacio sino fuera porque tales administraciones autonómicas no hicieron lo único que verdaderamente demostraría su interés en proteger la Sierra de Guadarrama, como es darle protección efectiva con una figura como Parque Natural, para lo que eran y son competentes.

Se podría pensar que descubrieron tarde la necesidad de proteger la Sierra de Guadarrama, pero quisieron que toda España fuese partícipe de la buena nueva y asumiese (pagase) la gestión del paraje. ¿Ligera torpeza o plato envenenado?. En cualquier caso, iniciaron el proceso con la declaración del inicio de los trabajos para elaborar el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del lugar (Orden 2173/2002), asunto importante pues con tal declaración formal de inicio del proceso ya se establece que "no podrá otorgarse ninguna autorización, licencia o concesión que habilite para la realización de actos de transformación de la realidad física y biológica, sin informe favorable de la Consejería de Medio Ambiente".

Aparentemente la Sierra de Guadarrama quedaba ya protegida de una mayor degradación. Lo que seguramente nadie esperase es que fuese la propia administración regional, aprovechando la dilación en la elaboración del PORN, la promotora de su radical transformación. Si ya hemos visto comenzar los trabajos del tercer túnel para la autovía de la Coruña A-6 (ya cuenta con dos), ahora viene la aprobación de su transformación masiva, la aprobación de los Planes Generales de Ordenación Urbana de los municipios afectados, en los que, por ejemplo en Bustarviejo, se multiplica por seis la superficie urbanizable.

Si ya la presencia de más de 100.000 habitantes en los municipios del ámbito del PORN lo convertían en un paraje excesivamente humanizado difícilmente compatible con lo que, hasta ahora por lo menos, se entiende por Parque Nacional, su multiplicación por seis lo convierte en un Parque ... periurbano. ¿Cómo justificar ahora que todos los españoles paguen unos jardines para Madrid?. O peor, ¿cómo evitar que la etiqueta "Parque Nacional" no sea un reclamo para la promoción urbanística de la zona? La compatibilidad entre la protección de la Sierra de Guadarrama y el desarrollo sostenible de los pueblos afectados requiere reducir los nuevos desarrollos urbanísticos a viviendas de protección oficial. ¿Querrá la Comunidad de Madrid conservar la Sierra de Guadarrama?.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 2004