Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Signos

Contra el poder de Hitler

Un libro relata cómo los ingleses capturaron tres barcos enemigos en la Guinea española

Jesús Ramírez Copeiro (Madrid, 1944), doctor Ingeniero de Minas y residente en Valverde del Camino (Huelva) desde 1973, relata en su último libro, Objetivo África, la captura por un comando británico de tres barcos mercantes del Eje, un buque italiano y dos alemanes, que se encontraban refugiados en la bahía de Santa Isabel, en la isla de Fernando Poo, en la colonia de la Guinea española, en una actuación que se denominó en clave Operación Postmaster.

El Gobierno británico silenció durante 50 años esta operación secreta que ha permanecido hasta hoy oculta en los archivos. El episodio que aborda Jesús Ramírez Copeiro es inédito, no ha sido abordado por ningún historiador con anterioridad. El libro no sólo contiene una descripción minuciosa de un episodio histórico que tuvo lugar en una noche de enero de 1942 en la colonia española en el transcurso de la II Guerra Mundial sino que profundiza en la vida de los colonos españoles en Fernando Poo con un marcado perfil costumbrista, casi novelesco. El relato está impregnado de anécdotas y de matices de la vida cotidiana de los españoles en Guinea Ecuatorial.

Ramírez Copeiro aporta a su investigación los testimonios de una veintena de antiguos colonos con los que se ha entrevistado, que tuvieron que regresar a la Península después de la independencia de la isla en 1968. "Estas personas han aportado experiencias, anécdotas, fotografías personales sacadas de los álbumes familiares que han enriquecido y dado vida al libro. No es lo mismo el documento frío de archivo que arropado con todo este tipo de experiencias", indicó Ramírez Copeiro.

El autor ha reconstruido a partir de esos testimonios la vida en la Guinea española en los años cuarenta. Ramírez Copeiro se apoya en Objetivo Africa en una vasta documentación inédita procedente de archivos públicos españoles, como el de Alcalá de Henares y el del Ministerio de Asuntos Exteriores, y británicos, como el Public Record Office, que ha estado rastreando durante años. Para el autor, la importancia de la operación de sabotaje británica radica en que fue "el primer golpe que dio el comando inglés con éxito". "Habían tenido otros intentos en el norte de Francia, pero fustrados. Ésta fue la primera actuación que los animó a emprender nuevas acciones de sabotaje". Y añade: "Había incluso una máxima que decía que lo que había ocurrido en Fernando Poo podía suceder en cualquier otro país. Constituyó una prueba de lo que los británicos podían hacer para que los enemigos supieran que no podían estar seguros en ningún lugar".

El comando británico se quedó con los barcos, con la carga y los utilizó durante la II Guerra Mundial. "En el caso del mercante italiano Duchessa d'Aosta, un buque enorme de 8.000 toneladas que contenía una valiosa carga, los británicos lo utilizaron como transporte de flota y material de guerra entre Canadá y los puertos ingleses". Ramírez Copeiro señaló que los ingleses no sólo se quedaron con los barcos sino que en una "hábil estrategia" consiguieron que Italia se querellase contra España por no saber defender el puerto de Santa Isabel y garantizar la seguridad de los barcos allí refugiados.

Ramírez Copeiro señaló que entre los archivos británicos descubrió sorprendentemente que entre los 40 miembros del comando británico que secuestraron los tres buques había tres españoles republicanos exiliados involucrados en el servicio secreto británico. Agustín Zorrilla, un antifranquista español, fue un colaborador clave para el éxito de la Operación Postmaster. Ramírez Copeiro afirmó que la participación de los españoles en esta operación fue crucial. "Esa misma noche de la entrada del comando británico en Santa Isabel los españoles habían invitado a cenar en el casino de los blancos a todos los oficiales italianos y alemanes, de manera que cuando los ingleses entraran en el puerto no encontraran resistencia. Fue un golpe magnífico", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de noviembre de 2004