Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Lenguaje sexista

Leo con interés la noticia publicada en su diario, sobre la petición, por parte de la Comisión de la Mujer, de eliminar el lenguaje sexista de la Constitución. Me llama la atención el ejemplo del plural "los diputados". Yo mismo, como profesor, me he encontrado con esa dificultad de redacción, que suelo resolver refiriéndome a "alumnos" en algunos casos y a "personas" en otros, dentro del mismo texto, para poder alternar el femenino y el masculino, sin reiteraciones tipo "los alumnos y alumnas".

Para resolverlo cabalmente, no me parece difícil introducir un neutro.

La Real Academia Española de la Lengua podría dictaminar en ese sentido, "limpiando" (según su propia leyenda) la lengua de sexismo. Si la Constitución lo recogiese, y los libros de estilo de los distintos medios lo incorporasen, en coherencia con el respeto que profesan a la Academia, pronto se incorporaría al lenguaje cotidiano. Contaríamos además con la ayuda de los cómicos, que aprovecharían la oportunidad para dar publicidad a la nueva norma. Y por supuesto, con los implacables correctores ortográficos, que imponen las normas que se incluyan en su código informático, tanto si se quiere como si no.

Yo por mi parte, recogiendo sugerencias y ejemplos de distinta procedencia, propongo utilizar las vocales a / e / o para femenino / neutro / masculino respectivamente, siendo neutra también la ausencia de vocal.

De ese modo tendríamos (ojo con los correctores ortográficos, que van a pensar que lo que sigue está todo mal):

Las diputadas / les diputades / los diputados; fontanera / fontaner / fontanero; jueza / juez / juezo; alumna / alumne / alumno; profesora / profesor / profesoro; locutora / locutor / locutoro; autodidacta / autodidacte / autodidacto; electricista / electriciste / electricisto; presidenta / presidente / presidento; feministas / feministes / feministos.

Podemos reírnos un montón. La risa es saludable. Y creo que en pocos años estaríamos acostumbrades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de noviembre de 2004