Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ultraderecha alemana crea una lista única para las elecciones de 2006

La ultraderecha alemana acordó la formación de un "frente popular de derechas" ante las elecciones federales de 2006 en el congreso del Partido Nacionaldemocrático de Alemania (NPD), que concluyó ayer en la pequeña ciudad de Leinefelde, en el Estado federado de Turingia. En su congreso, el NPD cerró filas con la Unión del Pueblo Alemán (DVU), que dirige el multimillonario editor de Múnich de 71 años Gerhard Ferey, y acordaron presentar una lista única de la ultraderecha. Al mismo tiempo, el NPD eligió como miembro de su presidencia al neonazi de 35 años Thorsten Heise, con antecedentes penales y estancias en prisión por delitos de lesiones, coacción y desórdenes públicos.

Animados por los recientes éxitos en las elecciones al Parlamento de Sajonia, en las que el NPD consiguió un 9,2%, y al de Brandeburgo, en el que la DVU logró entrar de nuevo con un 6,1%, los ultraderechistas han llegado a la conclusión de que es hora de cumplir la consigna de "¡Prietas las filas! Recios y marciales". Los ultraderechistas del NPD ocuparon el sábado al mediodía el gimnasio de la pequeña ciudad Leinefelde, de unos 15.000 habitantes, en Turingia, tras conseguir un fallo judicial contra la prohibición de celebrar allí su congreso. Leinefelde expresó su repulsa a los ultraderechistas con un repique de campanas en las iglesias el sábado al mediodía y unas docenas de ciudadanos, jóvenes en su mayoría, que se manifestaron en las cercanías.

Semiclandestinidad

En el interior del congreso los periodistas sólo tuvieron un acceso parcial a un par de discursos el sábado y a la conferencia de prensa ayer. La dirección del NPD justificó esta semiclandestinidad con el argumento de que no quería exponer a sus delegados a represalias y a posibles expedientes administrativos contra los funcionarios públicos que militan en sus filas. No obstante, el discurso del presidente del NPD, Udo Voigt, un ex oficial de la fuerza aérea de 52 años, puso de manifiesto de forma bastante clara la ideología nacionalista y xenófoba. El discurso de Voigt estuvo plagado de expresiones con connotaciones neonazis: la capital del Reich, el Reichstag y mucho Alemania y pueblo alemán. Según Voigt, hay "100 millones de extranjeros que esperan para venir a Alemania". El nacionalsocialismo histórico ha muerto, pero las puertas del NPD están abiertas para los "socialistas nacionales".

El NPD se desenmascaró un poco más ayer al elegir para su directiva a Thorsten Heise con un 64,7% de votos de los delegados. Heise es un notorio elemento neonazi con penas de cárcel por manifestarse con uniformes prohibidos en recuerdo de Rudolf Hess, el lugarteniente de Hitler, que en 1987 se suicidó en la cárcel de Spandau, en Berlín. La entrada de Heise en la dirección del NPD supone tender un puente a las llamadas Camaraderías Libres, organizaciones de rapados con una clara orientación neonazi. Al mismo tiempo, el NPD se alió con la DVU de Gerhard Frey, quien desde Múnich dirige a sus huestes de la DVU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 2004