Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:Citroën C4

Espíritu innovador y tecnologías prácticas

El Citroën C4 sustituye al Xsara y aporta soluciones vanguardistas que le distinguen: dos carrocerías muy diferenciadas, tres motores turbodiésel, un equipo de seguridad con seis 'airbags', alerta de cambio de carril... Y detalles curiosos, como un ambientador integrado o un maletero modulable.

Diseño con más personalidad, avances tecnológicos sencillos y asequibles, y un interior con muchos detalles prácticos. Pero manteniendo las tarifas competitivas habituales en Citroën. Es lo que aporta el nuevo C4, que saldrá a la venta en España el 14 de noviembre con unos precios a partir de 14.920 euros (1.4 Coupé), y con un descuento de lanzamiento de 2.500 euros en toda la gama.

El C4 sustituye al Xsara, que se lanzó en 1997 y ha alcanzado unas ventas de 1.500.000 unidades, 571.000 de ellas en España: fue el coche más vendido en 2000, 2001 y 2002. El nuevo modelo mantiene las virtudes dinámicas y de precio que caracterizaban a su antecesor, pero añade unos contenidos tecnológicos muy superiores y una imagen con más personalidad, principal punto débil del Xsara. Refleja la nueva estrategia de Citroën, que quiere mantener su agresividad comercial y complementarla con una serie de soluciones imaginativas que potencien el valor de sus productos y marquen la diferencia con sus rivales sin penalizar el precio.

Dos carrocerías con estilo

El C4 comparte el chasis del Peugeot 307 y cuenta, de momento, con dos carrocerías de estética muy diferenciada: Coupé y Berlina (tres y cinco puertas). La primera, de línea más deportiva, mide 4,26 metros de largo y presenta una zaga recortada que realza su carácter para seducir a los conductores jóvenes. La otra, con 4,27 metros, tiene unos trazos más suaves y redondeados, que aportan una imagen más elegante para conquistar a las familias medias. Pero en las dos se percibe un cuidado exquisito por la aerodinámica, con un CX de 0,28 (Coupé) y 0,29 (Berlina).

Un interior bien resuelto

El aumento de tamaño del C4 respecto al Xsara (entre nueve y diez centímetros en longitud) permite habilitar un interior más amplio y desahogado, sobre todo en las plazas traseras. A cambio se ha penalizado la capacidad del maletero, que tiene ahora 320 litros (cinco puertas) frente a los 408 del Xsara, aunque presenta unas formas más aprovechables y un ingenioso dispositivo para compartimentar el espacio. Además, el sentido práctico se completa con muchos huecos y accesorios prácticos que permiten disponer de un sitio para cada cosa: guanteras, cajones, portagafas...

El conjunto aporta también un diseño interior mucho más moderno, con plásticos de más calidad y un aspecto aparente y acogedor. La instrumentación se concentra en una pantalla con sistema antirreflejos en el centro del salpicadero, y delante del volante sólo va el cuentarrevoluciones.

Ocho motores y siete acabados

Otro de los argumentos destacados del C4 es una gama muy completa que incluye ocho motores y seis acabados. La oferta comienza con un 1.4 16v. (90 CV), al que sigue el 1.6 16v. (110 CV) y el 2.0 16v. (138 CV), todos de gasolina. Y se ofrecen también tres turbodiésel: dos 1.6 HDi de 92 y 110 CV, y por encima, un 2.0 HDi de 138 CV. Todas estas mecánicas están disponibles en las dos carrocerías y montan un cambio manual de cinco marchas, salvo el HDi más potente, que lleva uno de seis. Además, el Coupé añade una versión de altas prestaciones con motor 2.0 16v. de 180 CV, pero con cambio manual de cinco velocidades. Y la berlina se vende con otro 2.0 16v. de 143 CV con caja automática de cuatro relaciones.

El C4 está disponible con siete acabados: SX, LX, VTR, VTR Plus, VTS, Premier y Exclusive. Todos incluyen de serie seis airbags, ABS, ordenador de viaje, programador de velocidad y todo lo habitual. Menos el SX, todos vienen con aire acondicionado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 2004