Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

El Egipcio tomó medidas de seguridad antes y después del 11-M

El detenido se aisló y apagó su teléfono móvil entre el 8 y el 30 de marzo

Rabei Osman, Mohamed el Egipcio, detenido el pasado mes de julio en Milán (Italia) y posible inductor de los atentados del 11-M, apagó su teléfono móvil entre el 8 y el 30 del pasado mes de marzo, según señalaron ayer fuentes judiciales italianas. La policía y la fiscalía de Milán dan especial relevancia a este dato y sospechan que la actitud de aislamiento del presunto terrorista constituía una medida de seguridad en las fechas clave del ataque terrorista en Madrid, en el que murieron 191 personas.

El estudio del tráfico de llamadas del móvil de Rabei Osman, de 33 años, es la pieza principal en la investigación que siguen en Milán el fiscal Maurizio Romanelli y su equipo policial para determinar el grado de participación del ciudadano egipcio en los atentados contra los cuatro trenes de Atocha. El teléfono del detenido recibió e hizo decenas de llamadas telefónicas en los meses de enero y febrero, pero a partir del día 8 de marzo, cuarenta y ocho horas antes del atentado, lo apagó hasta el 30 de marzo, fecha en la que reanudó su actividad.

La policía y la Fiscalía de Milán dan a este dato una extraordinaria importancia. La mayoría de los salafistas detenidos en Europa adoptan medidas de seguridad en sus comunicaciones teléfonicas. "Éste es un dato muy relevante en la investigación porque demuestra que Rabei estaba al tanto de lo que iba a suceder en esas fechas tan significadas. No habla días antes porque sabía lo que iba a ocurrir y tampoco días después para evitar contactos con el comando que condujeran a su localización. Se aisló por completo", señalaron ayer fuentes judiciales italianas.

El tráfico de llamadas en el teléfono móvil de Rabei Osman entre el 30 de marzo y el 3 de abril, fecha en la que los siete miembros del comando se suicidaron en la localidad madrileña de Leganés, no fue significativo, según señalan las mismas fuentes. Es a partir de esa fecha cuando vuelve de nuevo a su actividad normal, lo que a juicio de los investigadores apunta a que el terrorista creyó que el peligro había pasado porque los principales protagonistas del ataque terrorista ya estaban identificados.

No obstante las llamadas del ex artificiero egipcio a España condujeron hasta su localización y detención en Milán. Osman telefoneó en abril a Fouad El Morabit y mencionó en sus conversaciones a Basel Ghayoun, dos presuntos miembros de la célula terrorista. Según un auto del juez Juan del Olmo, ambos están "implicados directamente" en la matanza por lo que fueron detenidos y permanecen en prisión.

Localizado en Milán

Cuando la policía española detectó esta llamada lo comunicó a la italiana, que localizó a Rabei Osman en Milán. Lo vigilaron, colocaron micrófonos en la habitación del piso en el que residía con otras dos personas e intervinieron su teléfono. Las charlas del egipcio con uno de sus discípulos desvelaron su presunta relación con el 11-M. "Hay una cosa que no te escondo: el atentado de Madrid ha sido un proyecto mío. Los que han muerto como mártires son mis amigos más queridos (..) El proyecto me ha costado tanta paciencia y estudio, he necesitado dos años y medio. Pero ten cuidado, no le digas nunca nada a nadie", aseguró a Yahia, un palestino al que preparaba para el suicidio.

Fuentes de la fiscalía milanesa señalaron ayer que todavía no han podido determinar si Mohamed El Egipcio estuvo en Madrid en los días previos al tentados terrorista, tal y como aseguró el detenido en las conversaciones que le grabó la policía. Se está investigando si estuvo antes y después del 11-M en Madrid, según señalan las fuentes consultadas. Un testigo aseguró haberle visto en la finca de Chinchón donde los terroristas montaron las bombas.

Rabei Osman es miembro de la Yihad Islámica Egipcia, una organización terrorista integrada en la estructura de Al Qaeda y liderada por Al Zawahiri. Vivió en Alemania durante dos años y cuatro meses, se trasladó a Madrid desde enero de 2001 a febrero de 2002 y de allí a París, donde le acogieron un grupo de veteranos ex muyahidin, entre los que figura Mustafá Baouchi, de 29 años, un técnico electrónico especialista en explosivos. Se ignora la fecha desde la que residía en Milán, una ciudad en la que reclutó a suicidas para perpetrar atentados en Irak.

El Tribunal Supremo de Italia se pronunciará el próximo 1 de diciembre sobre el recurso presentado por la defensa de Rabei Osman a su extradición a España, según señalaron ayer fuentes judiciales italianas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 2004