Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lluvia causa enormes atascos en las calles y carreteras de la región

Las fuertes lluvias colapsaron ayer las carreteras de la Comunidad y las calles de la capital. Entre las seis de la mañana y las seis de la tarde hubo 178 accidentes de tráfico, 86 de ellos en Madrid capital. En sólo seis horas, desde las seis hasta el mediodía, hubo 80 colisiones, lo que cuadruplicó la media de un día normal. Dos personas resultaron heridas graves al volcar sus vehículos en la carretera de Extremadura (A-5) y en la M-215. Otros dos accidentes en la A-2 provocaron retenciones en Alcalá de Henares. En Barajas, muchos vuelos sufrieron retrasos de entre 30 y 60 minutos.

Ciento setenta y ocho accidentes sin heridos de gravedad; 116 actuaciones de los servicios de Emergencias 112 por inundaciones y bolsas de agua, provocadas por la lluvia; 70 intervenciones de los bomberos de la Comunidad, más de la mitad en Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Majadahonda, Las Rozas y Brunete... Ése fue el balance de incidentes relacionados con la lluvia entre las seis de la mañana y las seis de la tarde de ayer.

Las adversas condiciones meteorológicas provocaron el vuelco de un turismo en el kilómetro 12 de la autovía de Extremadura. Lo conducía un hombre de 69 años, que resultó contusionado y con la mano izquierda seriamente dañada.

Una joven de 29 años también resultó herida grave al volcar el vehículo que conducía en el kilómetro 1 de la M-215, a la altura de Ambite. La mujer tuvo que ser rescatada, con varios traumatismos en las piernas, por los bomberos de la Comunidad. Posteriormente fue trasladada al hospital Doce de Octubre.

El caos circulatorio, sin embargo, comenzó a notarse desde que amaneció en las vías madrileñas. Así, a las nueve y media de la mañana había más de 140 kilómetros de retenciones: la M-40 tenía 46 kilómetros; en la A-6 (carretera de A Coruña) los coches se quedaban parados en ambos sentidos hasta 20 kilómetros; en la M-45 los puntos críticos fueron los comprendidos entre los kilómetros 10 y 30, y en la A-1 (autovía de Burgos), los conductores aguantaron colas de nueve kilómetros en San Sebastián de los Reyes y otros siete en el término municipal de Madrid.

La situación se hizo más complicada con sendos accidentes sin heridos graves en la A-2 (autovía de Barcelona), a la altura de Alcalá de Henares. A las once, en el kilómetro 33 de esta vía un camión de grandes dimensiones hizo la denominada tijera (el vehículo derrapó en la parte trasera del remolque), golpeó la mediana de hormigón y dejó un solo carril en sentido de entrada a Madrid (con retenciones de 8 kilómetros) y la vía cortada en dirección Barcelona. El vuelco posterior de una furgoneta, en el kilómetro 15 de la misma A-2, ocasionó colas de cinco kilómetros con dirección Barcelona.

Precipitaciones

La intensidad de la lluvia en la capital -en Retiro, entre las cinco de la mañana y las 12.20, de 5,8 litros por metro cuadrado, y en Ciudad Universitaria, entre las 4.00 y las 13.00, 12,6 litros por metro cuadrado- complicó la circulación en la hora punta en la M-30 y en la zona centro y sur. El aeropuerto de Barajas recogió, entre las dos de la madrugada y las seis de la tarde, 22,4 litros por metro cuadrado.

Un camión averiado en la confluencia de las calles de Joaquín Costa y Velázquez a primeras horas de la mañana fue generando, según el Centro de Pantallas del Ayuntamiento de Madrid, retenciones muy grandes que bloquearon las zonas de Pacífico, la avenida de la Albufera, la avenida de Barcelona y la calle de Méndez Álvaro.

Las tormentas también acarrearon problemas en el tráfico de vuelos en el aeropuerto de Barajas. Un avión de Iberia con 95 pasajeros que cubría la ruta entre Lisboa y Madrid tuvo que ser desviado a Valencia. El centro de Control Aéreo de Torrejón estableció regulaciones de los aterrizajes en el aeródromo madrileño durante todo el día, lo que provocó un retraso medio de las operaciones de entre 30 y 60 minutos. Iberia canceló tres de sus vuelos a causa de las regulaciones, que también afectaron a las salidas por motivo de la rotación de los aviones. Hasta las 17.30, Barajas había operado 754 vuelos de los 1.196 programados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2004