Reportaje:LA INMIGRACIÓN POR DISTRITOS | Arganzuela

El negocio de la nostalgia

Dos españoles dirigen la primera empresa de importación de alimentos latinoamericanos de la capital

La nostalgia se ha convertido en un negocio. Tiene más de 200.000 clientes potenciales sólo en Madrid, entre ecuatorianos, peruanos y colombianos. Un filón que dos españoles, Agustín Lamas y Sergio Hermosa, han reconocido y llevan más de seis años explotando. Juntos han creado la empresa Nativo, la mayor importadora de productos ecuatorianos y peruanos de la capital, donde distribuyen a más de 200 locales entre tiendas y restaurantes, desde su oficina en la calle de San Isidoro de Sevilla, en el barrio de Acacias. Cuando empezaron sólo eran dos. Ahora emplean a unas veinte personas que trabajan en las oficinas o atendiendo al público en la tienda de la calle del Ferrocarril.

"Importamos y vendemos los productos con nuestra propia marca", dice Lamas. Maíz mote o para tostar, habas secas, papa seca, etcétera. La lista es interminable. "Son productos con los que están familiarizados los inmigrantes, y es normal que los busquen", dicen los empresarios, que tienen claro que "enfocamos la publicidad hacia ellos, tratando de ofrecer lo que echan de menos aquí". La idea de esta pareja de empresarios es cubrir todo el abanico de necesidades de este colectivo, por lo que sus productos no se limitan a la alimentación; también son dueños de una productora de discos latinos y patrocinan espectáculos y competiciones deportivas.

Más información

El negocio va bien, reconocen, y pronto abrirán una segunda tienda. Pero hay un colectivo que quieren captar como clientes: "Buscamos que los españoles también prueben estos productos, lo que sería una forma de integración con sus nuevos vecinos. Nuestra idea principal es el mestizaje, aunque sea en la cocina".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de octubre de 2004.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete