Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno anuncia una reorganización profunda del Estado Mayor de la Defensa

Bono aparca las destituciones por el Yak-42 para no culpar sólo a los militares

El Gobierno anunció ayer que el ministro de Defensa, José Bono, acometerá en los dos próximos meses una "profunda reorganización" del Estado Mayor de la Defensa, como consecuencia del accidente del Yak-42 y el posterior proceso de reconocimiento de los cadáveres de los 62 militares que fallecieron en el siniestro. Bono aparcó la destitución de los dos jefes militares responsables de la contratación del Yak-42 ante la negativa de Trillo a asumir responsabilidades políticas. El Gobierno cree que no se puede culpar exclusivamente a los militares.

El ex ministro atribuyó a la "jerarquía militar" la responsabilidad exclusiva en la contratación del Yak-42 y aseguró que la "cúpula política" del ministerio no conocía las quejas sobre las condiciones de los vuelos. Entre los militares cundió ayer un fuerte malestar ante la idea de que serían "los únicos paganos" del caso, sin que ningún político asumiera su responsabilidad.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega señaló ayer tras el Consejo de Ministros: "Las responsabilidades por las negligencias en el accidente del Yak-42 no pueden situarse exclusivamente en el ámbito militar".

La reorganización del Estado Mayor de la Defensa deberá estar culminada antes del 1 de enero, según anunció Fernández de la Vega. Los cambios se insertan en el conjunto de medidas que el ministro de Defensa anunció el jueves en el Congreso para evitar que se repitan accidentes como el del Yak-42.

Bono ha ordenado ya al jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Félix Sanz Roldán, la "reorganización profunda" anunciada ayer por el Gobierno socialista, especialmente en su División de Operaciones, la encargada de la contratación de aviones y vuelos para el transporte de tropas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004