Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RETIRADA DE UN BANQUERO

Luis Valls renuncia a la presidencia del Banco Popular tras 32 años en el cargo

El actual consejero delegado, Ángel Ron, de 42 años, ocupará el principal puesto de la entidad

El veterano banquero Luis Valls Taberner anunció ayer el abandono de la presidencia del Banco Popular, cargo en el que estaba desde 1972. En estos 32 años al frente de la institución, puesto que desde 1989 compartía con su hermano Javier, ha sido testigo de la transición en el sector y del posterior proceso de fusiones, en el que ha conseguido mantenerse al margen a pesar de los diversos intentos de otras entidades. Su sustituto es Ángel Ron, que tiene 42 años, cuatro menos que cuando Valls accedió a la presidencia. Con la marcha de Luis Valls se acaba la generación de banqueros que hizo la transición financiera en España.

Luis Valls Taberner, de 78 años, presentó ayer la renuncia como presidente del Banco Popular, cargo que ocupa desde 1972. El consejo de administración de la entidad aceptó la decisión y nombró por unanimidad al actual consejero delegado, Ángel Ron, como sustituto. Ángel Ron, de 42 años (aunque con 20 de experiencia en la entidad), compartirá la presidencia del Popular con Javier Valls -hermano de Luis Valls, de 74 años-, que es copresidente desde 1989, aunque ahora queda como no ejecutivo. Con este cambio, el Popular pasa de tener el presidente más mayor al más joven de la banca española.

El puesto de consejero delegado será para el hasta ahora director general del grupo bancario, Francisco Fernández Dopico, de 62 años. Jesús Arellano, de 45 años, será el responsable de la red minorista de oficinas, incluidos los bancos filiales. Este acuerdo se tomó tras media hora de debate.

Presidente de la junta

Ron sucederá a Luis Valls en sus tareas de consejero, "con plenas funciones ejecutivas", según la entidad, que también precisa que el nuevo copresidente se hará cargo de la presidencia de la comisión ejecutiva. Aunque Luis Valls, de 78 años, deja el consejo y la copresidencia del grupo, seguirá ligado al banco, ya que ha sido nombrado por el consejo como presidente de la junta general de accionistas. De esta forma, será quien controle la delegación de votos de los inversores institucionales (que tienen la mayoría del capital del banco), lo que le confiere un relevante papel y le permite seguir de cerca la marcha de la entidad. Esta fórmula también se siguió con Pere Durán Farrell cuando dejó la presidencia de Gas Natural en favor de Antoni Brufau.

El consejo también acordó modificar su reglamento interno. A partir de ahora, Javier Valls será quién lo presida, si bien, en caso de ausencia, lo hará Ron. Javier Valls también podrá hacerse cargo de la comisión ejecutiva si falta Ron.

Luis Valls justificó la renuncia a su cargo por la oportunidad que representa resolver las dudas que plantea la sucesión "en tiempo oportuno". "Tenemos un problema que se va agravando con el paso del tiempo: la gente está preocupada por la sucesión y por lo que pasará en el banco cuando yo me retire", argumentó ante el consejo y la comisión de nombramientos. Luis Valls reconocía así la inquietud despertada ante su futura salida, dada su elevada edad, y por el hecho de que no parecía sostenible que sólo Javier quedara con toda la responsabilidad de la presidencia sobre sus espaldas.

El presidente saliente admitía en este sentido que la posibilidad de su retiro había dado lugar a distintas opiniones: "Desde los que piensan que la pacífica continuidad está asegurada hasta los que pronostican el caos, debido al vacío de poder y a la ambición de los que aspiran a ocuparlo".

Sin entrar a evaluar las posiciones opuestas, Luis Valls explicó que "tengan o no razón los que así opinan, está claro que le haríamos un flaco servicio al banco si conociendo el problema no le diéramos solución en tiempo oportuno. Dado que una parte del problema soy yo, resolvamos ahora que está en nuestras manos todas las cuestiones que plantea la sucesión", refirió y propuso su sustitución por Ron, dado que "es el sistema corriente de cubrir las vacantes en las grandes empresas". Además, el Banco de España también ha sugerido, en alguna ocasión, la necesidad de un relevo ordenado.

El propio banco aseguró en un comunicado que el sistema de relevos confirma la apuesta del Popular por su modelo de gobierno. Asimismo, "la opción elegida de mantener la fórmula de la copresidencia, que se ha venido observando desde abril de 1989, asegura la continuidad de la línea ejecutiva desarrollada en los últimos años", según el banco.

El presidente del BBVA, Francisco González, alabó la trayectoria de Luis Valls, del que dijo que "ha guiado de manera constante la estrategia del banco, situando a la entidad entre las más eficientes, rentables y mejor valoradas internacionalmente", según declaró a Efe. El presidente de la patronal de Banca (AEB), José Luis Leal, ensalzó la figura de Valls y calificó de "ejemplar" la organización de su sucesión. "Ha sabido encontrar un equilibrio perfecto entre cambio y continuidad", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 2004