Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La era de los ordenadores con ruedas

Llaves que no hay que sacar del bolsillo para abrir y arrancar el coche; faros que se conectan solos y giran con el volante para iluminar las curvas; navegadores que evitan los atascos; controles de estabilidad. Los automóviles modernos ofrecen nuevas funciones que mejoran tanto el confort como la seguridad, y la electrónica es, y seguirá siendo, el factor clave de la evolución.

La electrónica se ha convertido en el alma de los automóviles modernos, un componente vital sin el que difícilmente podrían funcionar. La gestión informática se ha extendido por todo el coche, desde los elementos de mando y órganos mecánicos principales (dirección, motor, frenos) hasta los accesorios (climatización, comunicación). El resultado es una oleada de funciones, algunas inimaginables hace una década, que mejoran la seguridad y el confort al volante.

Pero parece que la evolución no ha hecho más que empezar, porque los expertos de marcas como Mercedes y BMW, y los de suministradores de componentes, como Bosch y Delphi, señalan que los automóviles han conseguido ya sentir (gracias a los sensores), pero ahora falta enseñarles a ver. El objetivo es lograr coches más cómodos, seguros y ecológicos, y también ofrecer al conductor un ángel de la guarda electrónico que le ayude a evitar y resolver cualquier situación de riesgo.

Cámaras para el futuro cercano

Las primeras aplicaciones electrónicas, en la década de los noventa en adelante, se han orientado a mejorar la seguridad, con los airbags y controles de estabilidad como avances más destacados. Algo más tarde han llegado otros dispositivos orientados al confort, como los sistemas de ayuda al aparcamiento, y los faros y limpiaparabrisas de conexión automática. El futuro inmediato pasa por integrar las cámaras, que se convertirán en los ojos del coche y ofrecerán nuevas funciones. Los retrovisores con objetivos digitales que eliminan el ángulo muerto (Volvo) y el sistema de alerta de cambio de carril basado en una óptica que filma la línea de separación (Citroën) constituyen los primeros adelantos.

Más adelante, las cámaras servirán para mover el volante y evitar que el coche se salga de la vía, y también para frenar y evitar el impacto contra un obstáculo. Pero siempre como un complemento que refuerce las aptitudes del conductor, y no para sustituirlo.

Protagonistas en la sombra

Muchas nuevas funciones basadas en la electrónica no proceden de los fabricantes de coches, sino de proveedores como Bosch y Delphi, líderes en la industria de componentes. La primera desarrolló el ABS, y después, el control de estabilidad y la inyección por raíl común de los turbodiésel. Delphi ha aportado la suspensión de altura regulable del Land Rover Discovery 3, las puertas correderas eléctricas del Peugeot 1007, la dirección asistida dual de Fiat y muchos sistemas informáticos para marcas como Renault y Ferrari.

Juan Antonio Castaños, especialista en ingeniería de Bosch España, ve así la aportación de estas compañías: "Bosch registra unas 1.200 patentes al año, y creo que no hay un solo coche en el mundo sin algún componente nuestro".

Fiabilidad en entredicho

La avalancha de dispositivos electrónicos y conexiones de los coches modernos, y sobre todo la interacción entre los elementos, genera una arquitectura electrónica tan compleja como, a veces, imprevisible. Y está provocando más averías de las deseables, una epidemia de la que no se libran ni las firmas de prestigio, porque comparten proveedores: Mercedes, por ejemplo, tuvo que llamar a revisión en mayo a 680.000 unidades de las Clases E y SL para reprogramar la centralita electrónica de los frenos SBC. Stephan Wolfsried, responsable de sistemas eléctricos y electrónicos de DaimlerChrysler, matriz de la marca, admite una vuelta atrás para mejorar la fiabilidad: "Hemos eliminado más de 600 funciones electrónicas de nuestros coches". Y Jean Botti, director del centro de innovación de Delphi en Brighton, Estados Unidos, añade: "Hay que reforzar la fiabilidad para evitar efectos adversos ".

SISTEMAS DE SEGURIDAD

- SUSPENSIONES ELECTRÓNICAS

Compensan los balanceos que se producen en la carrocería al acelerar, frenar y girar. Y mantienen siempre el equilibrio dinámico ideal. Opel (Astra) y Citroën (C5) ofrecen los sistemas más asequibles (desde 680 euros). Y VW, Audi, Jaguar, Mercedes, Porsche, BMW y Cadillac, los más sofisticados, con un cilindro neumático que sustituye a los muelles y amortiguadores convencionales (a partir de 2.200). Pero todas resaltan por su eficacia.

- SOLUCIONES PRECOLISIÓN

Detectan las situaciones comprometidas (frenadas fuertes, volantazos, etcétera) y preparan el interior para que los sistemas de seguridad puedan trabajar en condiciones ideales. Así, los cinturones se tensan, los cristales se cierran y, si hay algún asiento demasiado retrasado o reclinado, recupera la posición ideal para que los airbags, al desplegarse, protejan mejor a los ocupantes. Mercedes (Clase S y CLS) y Lexus (LS) lo ofrecen ya.

- AYUDA A LA FRENADA DE EMERGENCIA

Un complemento del ABS que ayuda a acortar las distancias de frenado. Cuando detecta una situación de emergencia (el conductor pisa el pedal rápido y fuerte, por ejemplo), el sistema frena a fondo hasta que detiene el coche. Mejora la eficacia, especialmente si el conductor no reacciona bien: frena tarde, no mantiene pisado a fondo el pedal, etcétera. La mayoría de modelos del mercado incluyen ya de serie este dispositivo.

- CONTROL DE ESTABILIDAD

Cada vez más avanzados. Los últimos controles de estabilidad (ESP) frenan las cuatro ruedas de forma independiente (no sólo una) para recuperar el equilibrio. Además pueden incluir funciones complementarias: avisan si un neumático está bajo o pierde aire, y mantienen constante el tacto del pedal de freno (no se vuelve esponjoso tras un uso intensivo). Disponibles en muchos modelos del mercado. Precio medio: unos 600 euros.

- CONTROLES DE VELOCIDAD CON RADAR ANTICHOQUE

Se selecciona la velocidad de crucero y la distancia de seguridad con el coche de delante, y el sistema se ocupa de mantenerlas. Si hay una retención, frena para conservar la distancia y después vuelve a acelerar para recuperar el ritmo. El conductor sólo tiene que mover la dirección. Son operativos en autopista y carreteras despejadas. Los ofrecen Audi, Mercedes y BMW en sus modelos superiores (desde unos 2.500 euros).

- ALERTA DE CAMBIO DE CARRIL

Está pensado para evitar accidentes causados por distracciones del conductor. Si el coche sobrepasa la línea blanca que delimita el carril, y el intermitente no está conectado, hace vibrar el asiento del conductor. Citroën lo ofrece ya en el C5 (468 euros), y, a partir de noviembre, también en el nuevo C4. Y Volvo propone retrovisores con cámaras que alertan de la presencia de vehículos en el ángulo muerto (de serie en los S60 y V70).

LO QUE VEREMOS PRONTO

- 'AIRBAG' ANATÓMICO

Un airbag inteligente que analiza tanto la severidad y dirección del impacto como la fisonomía y posición del pasajero antes de desplegarse. Registra la información y actúa en milésimas de segundo, lo que le permite adaptarse como un guante a cualquier situación para aumentar la protección. Delphi, artífice de su desarrollo, ha comunicado que este airbag lo estrenará un importante constructor en un nuevo modelo que llegará en 2006.

- NAVEGADORES INTELIGENTES

Los navegadores del futuro mejorarán el confort y la seguridad al volante. Así, avisarán antes de llegar a un cruce o un stop, buscarán itinerarios alternativos a los atascos e incluso alertarán ante curvas cerradas o pisos deslizantes. Y con la ayuda del radar antichoque pueden ser el siguiente paso hacia la conducción automática. BMW desarrolla ya un GPS para guiar el coche en retenciones: frena, avanza unos metros y vuelve a frenar.

- DIÉSEL MÁS LIMPIOS Y POTENTES

La inyección por raíl común es la solución clave entre los motores turbodiésel. La última generación equipa inyectores piezoeléctricos y trabaja a presiones de 1.600 bares, una combinación que reduce un 20% las emisiones y aumenta un 7% la potencia respecto a la segunda generación anterior. Bosch, que suministra el raíl común a muchas marcas, anuncia para 2005 la cuarta evolución, que llega a 1.800 bares y mejora aún más los resultados.

- CONTROLES DE ESTABILIDAD

Los próximos controles de estabilidad serán más eficaces al corregir los derrapajes e incluirán nuevas funciones: impedirán que el coche se vaya hacia atrás cuando se arranca en pendiente, limpiarán los discos de freno para mantener la máxima eficacia, y, en combinación con los radares antichoque, podrán parar el coche por completo para evitar una colisión. Los nuevos controles de estabilidad se empezarán a implantar en 2005.

- DIRECCIÓN EN LAS CUATRO RUEDAS

La evolución moderna de un sistema que lanzó Honda en los años noventa, con todas sus ventajas y nuevas aportaciones. La dirección en las cuatro ruedas simplifica las maniobras de aparcamiento y potencia la agilidad en ciudad y el dinamismo en carretera. Pero ahora servirá de ayuda al control de estabilidad para corregir la trayectoria del coche. Delphi está ensayando el sistema y espera implantarlo en coches de serie hacia 2006.

SISTEMAS DE CONFORT

- SENSORES Y CÁMARAS DE APARCAMIENTO

Ayudan a aparcar. Los sensores se activan al insertar la marcha atrás y van emitiendo pitidos: cuando se llega al umbral de contacto, el sonido se hace continuo y avisa de la proximidad de un obstáculo. Se ofrecen en la mayoría de modelos europeos (desde 120 euros). Además hay también cámaras que permiten ver la zona posterior en la pantalla del salpicadero. Vienen de serie en los Nissan Primera, Toyota Corolla Verso y Lexus RX.

- ENTRETENIMIENTO A BORDO

Otra contribución de la electrónica. Un reproductor DVD y dos pantallas integradas en los reposacabezas (otros sistemas incluyen una en el techo) permiten ver películas o jugar con videoconsolas. La mejor solución para entretener a los niños durante los viajes. Varios modelos de Renault, Opel, Ford, Toyota y VW, entre otros fabricantes, ofrecen la posibilidad de montar este dispositivo. Precios, desde 1.500 euros.

- ACCESO Y ARRANQUE SIN LLAVE

El conductor se acerca a su coche, abre la puerta y arranca, sin tener que sacar la llave del bolsillo ni insertarla después en el contacto: funciona como un dispositivo manos libres. El vehículo reconoce la llave en un radio limitado (un metro), y, una vez identificada, desbloquea las puertas y el sistema de encendido. Algunos modelos de Nissan, Renault, Mercedes, Audi, BMW y Porsche ofrecen esta solución. Precios, a partir de 250 euros.

- CLIMATIZADORES INTELIGENTES

Una serie de sensores repartidos por el interior del coche miden la temperatura, la radiación solar y hasta la humedad ambiental para optimizar el funcionamiento del climatizador. Audi, BMW, Volvo y varios modelos europeos y japoneses de gama alta ofrecen este sistema. Pero los más avanzados son los de Mercedes (Thermotronic) y el Grupo VW (4 Corner), que incluyen cuatro zonas de regulación independiente (desde 900 euros).

- FAROS AUTOMÁTICOS Y DIRECCIONALES

Al igual que los limpiaparabrisas automáticos, que se conectan cuando detectan lluvia en el cristal, los faros automáticos se encienden cuando baja la luz: al atardecer, en túneles... Estos sistemas se incluyen de serie en muchos modelos europeos. También se está popularizando la oferta de faros direccionales, que giran con el volante para iluminar el interior de las curvas. Precios a partir de 350 euros (halógenos) y 1.000 (de xenón).

- MANEJO ORAL

La solución ideal para poder manejar las funciones de a bordo sin distraer la atención de la carretera. Un dispositivo que se activa con órdenes orales permite utilizar el teléfono, el equipo de música y el navegador. Está ya disponible en muchos modelos de Mercedes (la mayoría), Lancia (Thesis), Ford (Focus y Mondeo), Opel (Astra y Vectra), Seat (Toledo), Peugeot (407) y Jaguar (XJ), entre otros. Precios, desde 300 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2004

Más información