Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prudencia y desánimo en la planta de Figueruelas

No por menos temido el recorte de 600 puestos de trabajo en la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) ha causado menos impacto. La prudencia y el desánimo eran la tónica ayer y el único dato esperanzador es que el recorte del 20% en Alemania se traduce en un 7% en la planta zaragozana.

Con todo, de "muy grave" han tachado la medida el comité de empresa y el propio Gobierno autónomo, cuyo consejero de Economía, Eduardo Bandrés, recordaba que la planta tuvo ayudas importantes del propio Gobierno y del Ministerio de Ciencia y Tecnología para el nuevo Meriva cuando se invirtieron 420 millones de euros.

Y es que ahora se trata de negociar en cada planta. En la de Figueruelas, el objetivo está en conseguir condiciones parecidas a las que se pactaron con el anterior plan de recortes, el denominado Plan Olympia. "Aunque se trata de mantener el espíritu del Plan Olympia -que nadie salga de la empresa si no es por su propia voluntad-, ahora es más difícil porque ya no queda casi nadie con 60 años".

General Motors cuenta en Figueruelas con una plantilla de 7.400 trabajadores, entre los de planta y los externalizados. Una plantilla rejuvenecida desde hace cuatro años por la aplicación de contratos de relevo, por lo que las prejubilaciones no serán una solución fácil. En la planta están previstas inversiones de 400 millones de euros para fabricar la nueva línea del Corsa que se lanzará en 2006.

La inversión no se frena

Ese dato era para el consejero Bandrés un hilo de esperanza. "Porque la inversión no se frena. No está prevista la reducción de producción de GM en Zaragoza, y eso significa que no tiene que haber impacto en la industria auxiliar. Debe suponer que, tras este bache, haya una recuperación y que esa industria no se vea afectada".

Una industria auxiliar que emplea a más de 5.000 trabajadores en fábricas situadas alrededor de la planta o en localidades de la provincia como Épila, donde ayer nadie hacía declaraciones. En la planta de Figueruelas se aguarda al próximo lunes cuando se reincorpore la plantilla, que lleva toda la semana en paro técnico, uno de los pactados entre empresa y trabajadores que suman un total de 15 días a lo largo de este año 2004.

El martes, la planta zaragozana -como el resto de los centros europeos- celebrará una jornada informativa y se utilizarán los 20 minutos de pausa de todos los turnos para informar a la plantilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2004