Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojo augura problemas en las autonomías si no cambia el Senado

El presidente del Senado, el socialista Javier Rojo, auguró ayer que habrá "problemas a medio plazo" entre las autonomías si no se reforma el Senado para convertirlo, como desea el PSOE, en una auténtica Cámara territorial. La visión de Rojo es la siguiente: las comunidades tienen cada vez más poder, y siguen tomando sus decisiones, que pueden afectar a todo el país, de forma bilateral con el Gobierno. Eso, a medio plazo, va a generar cada vez más conflictos de intereses entre las autonomías, ya que el Presupuesto total es finito, y todas quieren aumentar su parte.

Por eso, el presidente del Senado sostiene que esta Cámara debe servir como "bóveda" para recoger el debate multilateral y la toma de decisiones entre todas las comunidades. "Si no, los pequeños -las autonomías con menos habitantes-, al final, siempre pagan".

Durante un almuerzo en la Asociación de Periodistas Europeos, Javier Rojo calificó esta reforma de "urgente", aunque reconoció que tiene un problema grave: necesita la aprobación del PP.

Los mayores roces, dijo, vendrán cuando se trate de reformar la elección de los senadores. Ahora se hace de forma mixta: unos son elegidos por las circunscripciones provinciales, y otros nombrados por los parlamentos autónomos. La propuesta que baraja el PSOE consiste en que todos los senadores sean elegidos en las autonomías. Aquí estará el mayor problema, porque la fuerza del PP en el Senado deriva sobre todo de su representación en provincias poco pobladas. Todas eligen como mínimos tres senadores, y el PP casi siempre conquista dos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2004