Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los conductores que circulen ebrios dos veces en tres años perderán el carné

La nueva Ley de Tráfico regula el permiso por puntos y la rehabilitación de infractores

El Consejo de Ministros aprobará previsiblemente el próximo viernes el anteproyecto de ley que modificará la legislación sobre Seguridad Vial para adoptar el nuevo carné por puntos. Los conductores con menos de tres años de experiencia tendrán ocho puntos iniciales y el resto doce. Los puntos se irán perdiendo si los automovilistas cometen alguna de las infracciones graves o muy graves previstas en la ley. Circular en sentido contrario o conducir ebrio supondrá la pérdida de hasta la mitad de los 12 puntos. Los que sean sancionados por no llevar puesto el cinturón de seguridad tendrán dos puntos menos.

La nueva legislación, elaborada por el Ministerio del Interior, someterá al automovilista a una evaluación continua de su aptitud para conducir al restar puntos por cada infracción que cometan. El carné por puntos puede cambiar decisivamente los usos y costumbres en las carreteras españolas, y, lo que es más importante, pretende conseguir la reducción del número de accidentes y muertos (4.032 el año pasado) en las vías.

- Puntos de partida. Con la experiencia de Francia como ejemplo, donde a los once años de aprobarse el número de reincidentes ha descendido un 75%, el nuevo carné de conducir otorgará un crédito de 12 puntos a los automovilistas, aunque no a todos. Los estudios de seguridad vial identifican dos grupos más peligrosos al volante, que, por tanto, gozarán de menos puntos: los conductores noveles, con menos experiencia en ruta, y los grandes reincidentes, aquellos que han perdido todos los puntos y han tenido que obtener de nuevo el carné. Ambos grupos de conductores tendrán sólo ocho puntos.

- Pérdidas de puntos por infracciones. El capital en la licencia se irá perdiendo a medida que se cometan infracciones graves y muy graves, castigadas en función de su tipología con la pérdida de seis, cuatro, tres y dos puntos.

Se puede ver disminuir la cuenta particular hasta a la mitad, seis puntos, si se conduce con una tasa de alcohol mayor a 0,75 miligramos por litro de aire espirado, o cuatro puntos si la tasa es superior a 0,25 e inferior a 0,75.

El conductor kamikaze, aquel que circule por una carretera por el sentido contrario a la circulación, también se dejará la mitad de los puntos, así como el que vaya demasiado rápido. Los conductores temerarios, los que sobrepasen el límite de velocidad de la vía en más de la mitad del autorizado siempre que suponga superar al menos en 30 kilómetros por hora dicho límite, también perderán medio carné.

Cuatro puntos menos tendrán aquellos que no lleven el permiso en regla o un vehículo no matriculado, los que tiren colillas encendidas con el consiguiente peligro de causar un fuego, o los que se salten una señal de stop, entre otros comportamientos sancionables.

- Dos puntos por circular sin cinturón de seguridad. Con dos puntos de pérdida se castigará a los conductores que no lleven puesto el cinturón -prohibición que entrará en la ley, cuando hasta ahora sólo la recogía un reglamento-, o instalen dispositivos detectores del radar de detección de velocidad con los que trabaja la Guardia Civil de Tráfico.

Los expertos en seguridad vial insisten en que este sistema sancionatorio, una de las propuestas definitorias del programa electoral del PSOE, tiene un alto valor "educativo y de prevención de conductas peligrosas" entre los conductores al disminuir el riesgo de reincidencia.

- Rehabilitación. De este modo, la nueva regulación dará oportunidades de rehabilitación a los infractores que podrán recuperar los puntos perdidos al cabo del tiempo y mediante la realización de cursos en los que se les enseñará a ser más cívicos en carretera.

Los conductores reincidentes habrán de volver a la autoescuela, aunque si persisten en su conducta infractora, cada vez les será más complicado recuperar la licencia.

- Ciclo de tres años. El tiempo transcurrido entre sanciones será importante para calibrar el grado de reincidencia del conductor. Así, si se pierde parte de la cuenta asignada en la licencia pero no se comete infracción alguna en tres años, se recuperará la totalidad de puntos. El anteproyecto de ley también prevé un incentivo para los conductores de las dos categorías más proclives a cometer faltas (jóvenes y aquellos que han perdido todos sus puntos) si no las cometen en tres años: contarán desde entonces con doce puntos. Eso sí, cuando el carné se quede a cero se perderá la licencia de conducir y el perjudicado no podrá examinarse de nuevo hasta pasados seis meses. Si eso no fuera suficiente para enmendar la conducta del reincidente, el proyecto establece la prohibición de conseguir un nuevo carné en un año cuando se pierdan todos los puntos por segunda vez.

Los cursos que pretende implantar el Gobierno para reeducar a los conductores imprudentes también estarán abiertos a los que hayan perdido parte de sus puntos y quieran recuperarlos. Lo podrán hacer una vez cada dos años para ganar un máximo de cuatro puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2004