Cartas al director
i

España y las lenguas de la UE

Leo con interés las noticias relativas a la iniciativa del Gobierno español de convertir al catalán, gallego y vascuence en lenguas oficiales de la Unión Europea. Aun considerando legítimo (que no por ello práctico y/o viable) el derecho de los parlamentarios a expresarse en el Parlamento Europeo en las lenguas de sus respectivas regiones, me pregunto cuántos de estos representantes, y por extensión, del resto de parlamentarios de nuestro país, serían capaces de expresarse correctamente en cualquier lengua oficial de la Unión distinta del español.

La fluidez en el empleo de idiomas extranjeros es considerada en la mayoría de países de la Unión como algo no solamente útil para el ejercicio de la labor de parlamentario europeo, sino prácticamente obligado para todo licenciado universitario. Mientras tanto, en España seguimos mostrando un evidente retraso en el manejo de otros idiomas, perceptible no sólo entre el ciudadano medio, sino también en ámbitos de alta responsabilidad política.

Que cada cual reflexione y extraiga conclusiones sobre las prioridades del proceso de construcción europea en materia lingüística. Yo sólo me pregunto si con iniciativas como la mencionada anteriormente marchamos por el buen camino...

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de octubre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50