Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Román Knörr pide a instituciones y sindicatos el máximo esfuerzo para garantizar "futuro" al sector naval

El presidente de Confebask, Román Knörr, reclamó hoy a las instituciones públicas y a los sindicatos que realicen "el máximo esfuerzo" para encontrar alternativas que permitan que el sector naval pueda "formar parte de nuestro futuro", a través de su mejora y modernización. En unas declaraciones realizadas a Radio Nacional, el presidente de los empresarios vascos expresó su preocupación por la situación de este sector que, según indicó, es complicada y de difícil salida en toda Europa a causa de la competencia de los astilleros asiáticos, de las peculiaridades del sector y de "las medidas adoptadas en el pasado y de las que no se adoptaron también".

Por otro lado, Knörr alertó de la situación de "permanente bloqueo" que se registra en los procesos de negociación colectiva en Euskadi, lo que, a su entender, perjudica a un gran número de trabajadores. En este sentido, censuró la actitud del sindicato ELA ya que, "desde que en el año 2000 aprobó su estrategia de confrontación contra todo", no ha habido "ningún tipo de conflicto, grande o pequeño, que no estuviera sostenido por este sindicato". El presidente de Confebask se mostró preocupado por esta situación, así como por "el clima de división" existente entre los sindicatos en la comunidad autónoma no sólo porque dificulte el diálogo social, sino porque ocurre en un momento que considera "especialmente delicado", por los "retos de envergadura extraordinaria" para la economía vasca. Por ello, consideró necesaria "una reflexión conjunta" para encarar esa situación "a través de un diálogo constructivo donde "se abandone el maximalismo y las posturas a contracorriente que no llevan a ninguna parte".

Con respecto a la incidencia del incremento del precio del petróleo, auguró que "seguramente vamos a notar sus efectos", aunque también precisó que "de momento parece que el impacto sobre la recuperación mundial no será tan elevado como en anteriores crisis". En cualquier caso, , "está claro que el petróleo no va a ser barato", añadió el dirigente patronal, que apostó por impulsar la eficiencia energética y los suministros alternativos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de octubre de 2004