Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía francesa descabeza a ETA

La policía francesa, con información de la Guardia Civil, asestó ayer a ETA el golpe más importante desde la caída de la cúpula de la organización en Bidart, en 1992. El que es considerado jefe de la banda terrorista, Mikel Albizu Iriarte, Mikel Antza, y su pareja, Soledad Iparragirre, Anboto, jefa de los comandos legales (sin fichar), gestora del impuesto revolucionario y una de las integrantes más sanguinarias de ETA, fueron detenidos en una casa rural de Salies-de-Béarn (entre Bayona y Pau) durante una operación coordinada que se desencadenó al amanecer en siete localidades del sur de Francia.

En el dispositivo participaron 150 agentes franceses y una decena de guardias civiles españoles, que descubrieron cuatro escondites en los que ETA guardaba el grueso de su arsenal de armas y casi 1.000 kilos de explosivos o sustancias para fabricarlos, dinero y gran cantidad de documentación. También fueron detenidas otras 19 personas, una de ellas en Burgos. Se trata del camionero Pedro María Alcantarilla, cuyo testimonio fue clave para la operación

MÁS INFORMACIÓN

dirigida por la juez antiterrorista Laurence Le Vert.

El ministro del Interior, José Antonio Alonso, calificó de "histórica" la operación, que llevaba franguándose desde la detención en Dax (Las Landas), el 2 de abril pasado, de Félix Ignacio Esparza Luri, máximo responsable del aparato logístico de ETA. Las siete casas registradas están ubicadas en "zonas rurales de difícil acceso". La diversidad de objetivos y el número de personas a detener llevó a los Reinsegnements Generaux (RG) a montar siete equipos de agentes, formados por miembros de los RG, de la Policía Judicial, de la Brigada de Investigación, de la División Nacional Antiterrorista y de la unidad especial de asalto, la RAID.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de octubre de 2004