Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los astilleros asiáticos han 'robado' a Europa el 47% de sus pedidos

Las plantas españolas dependen en un 68% de la demanda internacional, según la SEPI

Los grandes países constructores asiáticos (Corea, Japón y China) han ganado la batalla por el mercado mundial naval civil. Entre los años 2000 y 2003, han robado a los astilleros civiles europeos un 47% de su cartera de pedidos, según un informe que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) entregó el miércoles pasado a los sindicatos del grupo Izar. Además, las plantas españolas dependen en un 68% de la demanda internacional.

El avance de Corea, Japón y China ha sido considerable. Entre los tres sumaban en 2003 una cuota del 86% del mercado internacional en cartera de pedidos, mientras que la UE sólo controlaba el 7%. En 2000, la UE tenía el 17%. En el apartado de astilleros civiles el informe resalta que el "desequilibrio en la liberalización del mercado, el fuerte proteccionismo japonés y el menor precio de los constructores asiáticos ha supuesto que el 47% de la demanda europea se haya ido a los astilleros asiáticos". Además, se reconoce que las eliminación de las ayudas a la industria naval europea ha provocado una pérdida de competitividad en los constructores europeos.

Al entrar en el análisis de la competencia en Europea se resalta que la industria naval europea es "fuertemente dependiente de su demanda interna", que constituye la principal fuente de carga de trabajo de los astilleros nacionales. En países como Dinamarca esa dependencia llega al 80%; en Italia y el Reino Unido al 70%; en Alemania al 65%; en Noruega al 55%, y en Francia al 28%. En España, la demanda interna supone el 32%. Es decir, que la débil demanda interna hace que los astilleros dependan en un 68% del mercado mundial, donde los astilleros españoles son poco competitivos.

Este dato fue comentado por los sindicatos al final de la reunión con la SEPI del miércoles pasado. Para los sindicatos debería apoyarse una industria nacional por la vía del fomento de la demanda para que los armadores compraran barcos fabricados en España. Este dato, a juicio de la SEPI, no tiene mucho sentido porque el mercado es global y la competencia no debe ser por países.

Según el informe, el 64% de las contrataciones de los astilleros europeos corresponde a la demanda interna de esos países y sólo el 14% corresponde a un mercado claramente abierto a la competencia mundial. El resto se adjudica en el mercado de productos especializados. Otro de los aspectos del informe es la especialización y, en este terreno, la industria española se ha quedado atrás con respecto a la europea, tal y como resaltan fuentes de la SEPI. Los sindicatos coinciden en que este aspecto es un obstáculo para Izar. Así, países como Italia, Francia, Finlandia y Alemania se han especializado en la construcción de buques de cruceros (juntos suman el 79% de la demanda mundial). La especialización por productos es una de las pocas salidas que le queda a la industria naval europea.

El mercado militar es distinto. El informe asegura que la construcción naval militar es intensiva en capital y tecnología, y que históricamente ha sido un sector opaco por su carácter estratégico en la seguridad nacional. En este sector los contratos tienen largos periodos de maduración, de entre uno y seis años. Tradicionalmente, ha sido un mercado basado en la demanda interna de cada país, aunque con una tendencia al mercado de la exportación.

Según el informe de la SEPI, los acontecimientos del 11-S, la guerra de Afganistán y de Irak han provocado un incremento de gasto militar, pero lejos de los niveles de los años ochenta y noventa. En España, el presupuesto militar crece desde 1995 y para el presente año 2004 asciende a 7.740 millones de euros. Los buques de combate constituyen el segmento más importante y son construidos en una mayor parte por astilleros nacionales debido a que la mayoría de los países pueden acceder a los mismos a través del presupuesto de defensa.

Encierro en Ferrol

El informe destaca que Izar ha mejorado su posición en este área al firmar alianzas estratégicas con firmas de primera fila tecnológica. El mercado potencial se centra en los pequeños países de la OTAN y Latinoamérica sin dejar de lado el importante mercado de Asia y Oriente Medio.

Por otra parte, la Cámara de Comercio, las confederaciones empresariales de Ferrolterra, Eume y Ortegal y la Fundación Ferrol Metrópoli iniciaron ayer en Ferrol un encierro de 24 horas en demanda de soluciones para Izar. El objetivo es analizar la crisis del naval para elaborar una propuesta que será presentada a la administración autonómica, central y europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de octubre de 2004