Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una comisaria bajo sospecha

La Eurocámara exige que Durão Barroso explique cómo evitará el conflicto de intereses de Neelie Kroes, responsable de Competencia

El Parlamento Europeo quiere romper el silencio al que se ha acogido el presidente designado de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, sobre el polémico nombramiento de la empresaria Neelie Kroes como comisaria de Competencia.

La Eurocámara ha convocado una reunión extraordinaria de presidentes de los grupos una vez que acaben, la próxima semana, todas las comparecencias del equipo completo que sustituirá el 1 de noviembre a la actual Comisión de Romano Prodi. Tampoco se descarta que haga suya la exigencia de su comisión económica y le pida al portugués que explique con detalle cómo Neelie Kroes va a actuar durante su mandato para eludir conflictos de intereses. El nombramiento de la holandesa Kroes se ha convertido en una china en el zapato de Barroso antes de empezar a ejercer sus funciones.

Neelie Kroes ha presentado al Parlamento Europeo una exhaustiva declaración de intereses, ha abandonado todos sus cargos en empresas privadas (una quincena de puestos en consejos de administración), ha invertido todos sus activos (1,6 millones de euros) en un fondo fiduciario y, además, se ha comprometido a abstenerse de tomar parte en decisiones en las que esté implicada una de sus ex empresas, lo que no respetará pasado un año, cuando el caso investigado por Bruselas se refiera a una actividad de dichas empresas realizada cuando ella no tenía vinculación a las mismas.

Aun así, la Eurocámara no se ha dado por satisfecha. Después de tres horas de interrogatorio, el martes pasado la admitió para el puesto, pero quiere más explicaciones.

Barroso mantiene un discreto silencio y la apuntada posibilidad de que acometa un estratégico cambio de carteras se empieza a descartar. "Hacer ese cambio sería iniciar su mandato muy debilitado", dice una fuente de la Comisión. "Barroso ha elegido a Kroes por su experiencia empresarial", alegaba ayer uno de sus portavoces.

La presidenta de la comisión de Economía de la Eurocámara, la socialista francesa Pervenche Berès, llegó a decir que Kroes tenía "demasiada experiencia", un extremo sobre el que bromeó la propia candidata a ocupar el lugar del italiano Mario Monti, uno de los puestos de mayor poder dentro de la Comisión, porque suya es la responsabilidad de regular los mercados tomando decisiones cruciales que suponen en ocasiones pérdidas o ganancias de cientos de millones de euros.

Neelie Kroes, nacida en Rotterdam hace 63 años, ha sido ministra de Transportes y Obras Públicas y ha presidido la universidad privada, la Nyenrode, de más prestigio del país, pero es, sobre todo, una empresaria de enorme poder que ha estado vinculada a una cincuentena de compañías. El 1 de septiembre pasado dimitió de todos sus cargos. Era asesora, presidenta o miembro del consejo de administración, de empresas de telefonía móvil, del automóvil, las comunicaciones, los transportes o las inversiones en general. Volvo, Thales y KLM son algunas de las más conocidas.

Para los eurodiputados, abstenerse desde Bruselas respecto a una de esas empresas no ofrece suficientes garantías. ¿Qué ocurrirá cuando tenga que decidir sobre una directa competidora de una de esas empresas, por ejemplo?, le preguntaron una y otra vez. "Lo que no puedo hacer es recusarme de sectores enteros", respondió Kroes.

Ella misma se considera dura. En Holanda es una persona influyente gracias a sus vinculaciones empresariales y políticas. Ha tenido que superar un escándalo en el que se la llegó a acusar de recibir comisiones ilegales, lo que nunca fue aclarado, y está casada con un hombre, Bram Pepper, que, como alcalde de Roterdam, fue acusado de uso indebido de dinero público.

Pero la conservadora Neelie Kroes ha garantizado al Parlamento Europeo que todas las acusaciones contra ella son falsas, que actuará con total imparcialidad y que su experiencia en la vida pública y empresarial es una estupenda baza a favor de la industria europea. Su ideario lo resumió así: "Creo en los mercados y estoy convencida de que bien regulados aumentan la competitividad y el empleo, que generan riqueza y, por tanto, mayor calidad de vida".

Un puesto clave

Hay departamentos como el de Agricultura o el de Política Regional que gestionan las partidas presupuestarias más importantes de la UE. Pero el departamento de Competencia que dirigirá Neelie Kroes concentra un enorme poder. Sus decisiones son cruciales para el mundo empresarial y los grandes intereses económicos; no sólo a escala europea. Microsoft pagó este año la multa récord de 497 millones de euros por prácticas monopolísticas.

El departamento de Competencia decide por sí mismo, al margen de cualquier otra institución europea, si bien es la Comisión en su conjunto la que avala sus decisiones técnicas, lo que es una "red de seguridad", como destaca la propia Kroes. Las decisiones más sonadas de las últimas semanas han sido la autorización de fusión del grupo Santander y el banco británico Abbey National y la exigencia a los astilleros españoles Izar de que devuelva las ayudas de Estado que recibió y que podrían ascender a un total de 1.200 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2004

Más información