Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CVC urge a proteger del expolio el yacimiento romano de l'Ènova

Pregunta por las alternativas del AVE a su paso por la villa

El Consell Valencià de Cultura (CVC) aprobó ayer un informe en el que urge a la Administración adoptar medidas para proteger del expolio el yacimiento romano hallado en l'Ènova a raíz de las obras de acondicionamiento del AVE. También pedirá a la consejería de Cultura y al Ministerio de Cultura todos los informes sobre la villa, así como preguntará por las alternativas previstas respecto a las obras del AVE.

El órgano consultivo de la Generalitat en materia cultural ha elaborado un primer informe sobre el yacimiento romano a instancias del alcalde de la población de La Ribera Alta y presidente de la Plataforma cívica en defensa de la villa romana, Francisco Ordiñana. La conservación del yacimiento, llamado Els Alters, se ha convertido en una reivindicación del pueblo.

Ordiñana rechazó ayer la posibilidad de cubrir los vestigios en una actuación irreversible que impediría sacar a la luz de nuevo el yacimiento. El alcalde insiste en la importancia del hallazgo y en la necesidad de buscar una solución que, para la plataforma, podría ser la construcción de un paso elevado del AVE por encima del yacimiento.

El CVC constata en su informe que los restos permiten ver una villa romana con todas sus instalaciones características, aunque los restos móviles más importantes hallados en las primeras excavaciones (mosaicos o piezas de alfarería y de esculturas) han sido depositados en el Museo de la Diputación de Valencia. El Consell de Cultura pidió también a la Consejería de Cultura que traslade los hallazgos del yacimiento al museo arqueológico más cercano a l'Ènova.

Además, el presidente del CVC, Santiago Grisolía, informó de la invitación al cardenal Paul Poupard, director del Consejo Pontificio de la Cultura, para que visite la entidad. El CVC aprobó aconsejar la declaración de Conjunto Monumental (inmaterial-material) de la Procesión del Corpus de Valencia. El arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco se negó a que el CVC instruyera esta fiesta como Bien de Interés Cultural (BIC) al inscribirla sólo en la esfera religiosa. También se aprobó un informe positivo para declarar BIC el acueducto de Los Arcos de Alpuente.

En el pleno de ayer también se aprobó la Memoria 2003 de la entidad con un capítulo de Observaciones y recomendaciones para la defensa y la promoción de la lengua y la cultura valenciana. En la nota oficial del CVC se utiliza la expresión de "lengua valenciana", si bien en dichas observaciones se emplea el término valenciano. El consejero Ramon Lapiedra propuso que se incluyera también en este capítulo el dictamen lingüístico del CVC relativo a la denominación y filiación del valenciano, lo que fue tomado en cuenta sin ninguna objeción.

Por otra parte, la polémica propuesta del valenciano para su reconocimiento en la Unión Europea llegó ayer al Senado de la mano del presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores, el socialista valenciano Segundo Bru, y la senadora de CiU, la barcelonesa Rosa Nuria Aleixandre, quien le dijo al ministro Miguel Ángel Moratinos que paseara por Barcelona para darse cuenta de que el valenciano y el catalán son la misma lengua. Bru se refirió al Estatuto y a la denominación histórica de valenciano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2004