Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRUM DE BARCELONA | Último día

El Fórum cierra con la Declaración de Barcelona por un desarrollo justo y humano

"Tenemos derecho al optimismo, pero ninguna razón para ser optimistas"

El Fórum de Barcelona cierra hoy tras 141 días. Un espectáculo piromusical desde 90 embarcaciones seguirá a la ceremonia de clausura y servirá para despedirlo. Han sido 50 diálogos (con una notable agenda de temas y ponentes), 22 exposiciones (cinco en el recinto y 17 en la ciudad) bien acogidas y 426 espectáculos en los diferentes escenarios, sin contar los estrenos albergados por el Fórum en los teatros barceloneses.

El Fórum concluye con una declaración, El Compromiso de Barcelona, subtitulada Declaración de ciudadanos y ciudadanas por un desarrollo justo, humano y sostenible. Ayer, las tres administraciones organizadoras (el Gobierno central, la Generalitat y el Ayuntamiento barcelonés) terminaron su redactado. Varios miembros del Consejo de Administración están convencidos de que esa declaración no se hubiera podido consensuar si José María Aznar hubiera seguido al frente del Gobierno central.

Pujol admite que fracasó en La Mina. "Es una llaga abierta en el cuerpo social de Cataluña, una espina que llevo clavada"

Versión íntegra del documento 'El Compromiso de Barcelona', que pide instituciones que velen por un orden mundial distinto

El alcalde mexicano de Monterrey toma el relevo y destaca el espíritu emprendedor de las dos ciudades

En la declaración, los promotores del Fórum afirman -"desde nuestras responsabilidades", dicen- recoger "el sentir de muchos ciudadanos y ciudadanas que lo han vivido y protagonizado". Y en nombre suyo proclaman: "Nos hemos encontrado, durante 141 días, para ver, presentar, debatir, escuchar, crear, disfrutar, disentir y acordar las cosas que nos importan, presentando propuestas e iniciativas, adoptando acuerdos y compromisos, suscribiendo manifiestos, concretando proyectos".

En el texto se afirma: "Reconocemos que formamos parte de un planeta común, pequeño, finito, interdependiente y amenazado, por primera vez en su historia, por nosotros mismos, de destrucción nuclear o ambiental; reconocemos que la actual distribución de la riqueza y del poder excluye a muchas personas en todo el mundo; reconocemos que necesitamos nuevas instituciones que velen por un orden mundial diferente, basado en la justicia, la equidad, la negociación y el pacto", en alusión a la ONU. Tras reconocer que se necesitan "nuevas instituciones que velen por un orden mundial diferente, basado en la justicia, la equidad, la negociación y el pacto" y apoyar la creación de distintos observatorios y organizaciones multilaterales, se propone "una nueva modernidad basada en el diálogo, la negociación y el acuerdo y no en el conflicto y la guerra. La paz es una realidad que hay que construir día a día". Las autoridades de Monterrey (México) firmaron el convenio que les compromete a organizar el Fórum de 2007. El alcalde de Monterrey, Ricardo Canavati, destacó las semejanzas entre ambas ciudades. "Las dos son motores económicos de sus países y tienen una población muy emprendedora".

Miles de barceloneses acudieron al Fórum que batirá su récord de asistencia de 314.000 visitantes alcanzado la semana pasada. A las 10.00 horas -cuando el recinto abre sus puertas-, unas 4.000 personas se concentraron en la entrada. No se cerraron las puertas porque el flujo de visitantes que entraban y salían del recinto fue constante.

La exposición de Guerreros de Xi'an registró hasta tres horas de colas, mientras que las de Habitar el mundo fueron de 40 minutos. Hacía el mediodía, los aparcamientos del Fórum estaban hasta los topes, y en los establecimientos de restauración se aguardaba un mínimo de media hora. Eran varios los atractivos que ofrecía el evento. Hubo el último pase del espectáculo Mover el mundo; Loquillo volvía a actuar junto a Los Tigres del Norte y Bianca Jagger respondía a las preguntas de los ciudadanos en el escenario de la Jaima. También seguía el diálogo Contribuyendo a la Agenda Global, donde los asistentes pudieron formular varias cuestiones al ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol. Fue el caso de una profesora de La Mina, que recordó al ex mandatario catalán la visita que efectuó a su escuela, lo que resultó bastante doloroso para Pujol. "La Mina es una espina que llevo clavada y usted aún me la ha hundido un poco más", le espetó Pujol. El ex presidente tachó de "fracaso" las actuaciones que sus gobiernos llevaron a cabo sobre el barrio de Sant Adrià de Besòs. "El Campo de La Mina es una llaga abierta en el cuerpo social de Cataluña. Siempre hemos fracasado, lo tengo que reconocer como ex presidente", lamentó.La raíz del fracaso, sostuvo Pujol, no está en los equipamientos construidos, sino en la falta de "una transformación a fondo". A su juicio, ello se debe sobre todo a las dificultades para "entrar" y "entender" al pueblo gitano, que es consecuencia de su "capacidad de supervivencia". "Sólo dos pueblos en el mundo han permanecido sin territorio: los judíos y los gitanos. Éstos han sido menospreciados y perseguidos, de forma que han desarrollado una gran capacidad para sobrevivir".

Pujol también criticó la Constitución europea porque considera que "se carga los derechos colectivos" y supone "un triunfo de las tesis jacobinas más absolutas", aunque matizó que "personalmente, podría superarlo", puesto que son más los elementos que le atraen que los que le asustan. Volvió a recordar los "problemas" que, a su parecer, plantea la inmigración y cargó de nuevo contra "los discursos amables que no son ciertos" para denunciar, finalmente, que "éste es también el problema de algunos discursos que se presentan en el Fórum".

La invitada más popular del día fue Bianca Jagger. "Tenemos derecho al optimismo, pero ninguna razón para serl optimistas". La activista Bianca Jagger, famosa por su antigua profesión de modelo y por ser la ex mujer del solista de los Rolling Stones, irrumpió ayer sobre el fondo negro del escenario de la Jaima vestida de blanco. Parecía que iba a aportar una bocanada de ilusión al público, pero su planteamiento fue más bien pesimista. "No puedo aportarles demasiado optimismo porque vivimos una grave situación con la posible reelección de George W. Bush, que es una amenaza para la paz mundial". De esta forma arrancó un discurso brillante y enseguida entabló un diálogo que cerró el espacio 141 preguntas.

Mucha gente se sorprendió al escuchar el currículo de Jagger, una mujer nicaragüense que se licenció en Ciencias Políticas en París y que aprovechó su notoriedad pública para ejercer de activista en varias organizaciones internacionales, lo que le ha valido varios premios, entre ellos el Nobel Alternativo de la Paz 2004.

Jagger empezó su parlamento señalando las conexiones que, a su juicio, existen entre el Gobierno de EE UU, las grandes compañías transnacionales y los propietarios de los medios de comunicación norteamericanos. Ante el despotismo, Jagger abogó por la organización de la sociedad civil. "El tercer poder es la sociedad civil, por lo que debemos volver a manifestarnos como ya hicimos contra la guerra de Irak", sugirió. Y de tal afirmación surgió una pequeña brizna de optimismo: "La única esperanza que nos queda es una sociedad civil organizada".

Una mujer del público la devolvió a la realidad. "Si 110 millones de personas protestando contra la guerra no fueron suficientes, ¿cómo vamos a lograr nada?", le inquirió. Jagger no lo dudó. "Si 110 millones no impidieron que Bush, Blair, Aznar y Berlusconi fueran a la guerra, la próxima vez hemos de ser el doble o el triple, pero nunca debemos darnos por vencidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de septiembre de 2004