Las prostitutas de la calle Montera denuncian el "acoso policial"

Las portavoces del colectivo de prostitutas Hetaira denunciaron ayer que las meretrices que trabajan en las calles de Montera y Desengaño, en Centro, "sufren el acoso, las vejaciones y la falta de respeto de su derecho constitucional de libre circulación" por parte de agentes de la Policía Municipal, que desde finales de marzo piden la documentación a las prostitutas y a sus clientes en el marco del Plan contra la Esclavitud Sexual.

Las representantes de Hetaria acudieron ayer a la concejalía de Empleo y Servicios al Ciudadano para reunirse con su titular, Ana Botella, y exponerle sus denuncias y reivindicaciones, como por ejemplo, "un lugar con mejores condiciones donde poder ejercer nuestro trabajo con seguridad y dignidad". Sin embargo, según afirmó Cristina Garaizábal, portavoz del colectivo, "Ana Botella no nos cree y no nos ha escuchado". "Dice que el plan sigue adelante", asegura Garaizábal, quien matizó que "se vendió para luchar contra las mafias, pero es a las prostitutas que han elegido este trabajo y no son explotadas por ninguna red a las que se acosa", pidiéndolas la documentación "hasta diez veces al día", según Nereidi, otra portavoz del grupo. "Lo que va a conseguir la policía es que nos vayamos de la calle y tengamos que trabajar en un club", afirmó, "y es allí donde están las mafias".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS