Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos y la Junta hacen causa común por el mantenimiento de los astilleros andaluces

Defensa contrata un buque en Puerto Real con una carga de trabajo para cuatro años

Pese al incidente ocurrido la semana pasada en el Parlamento andaluz -en el que se insultó a dirigentes socialistas-, los representantes de los sindicatos Comisiones Obreras y UGT destacaron ayer la "coincidencia" de sus posiciones con las que defiende el presidente de la Junta, Manuel Chaves, para mantener la actividad en los cuatro astilleros públicos andaluces y buscar una salida negociada a la crisis del sector naval. Chaves se entrevistó con una veintena de sindicalistas en el palacio de San Telmo en una reunión en la que comprometió ayudas autonómicas para las empresas auxiliares.

En la víspera de la jornada de paro nacional convocada en todos los astilleros de Izar, el Ministerio de Defensa hizo pública ayer su decisión de contratar un buque de aprovisionamiento de combate para la Armada que dará trabajo al astillero de Puerto Real (Cádiz) durante cuatro años.

Chaves dio a conocer una carta del ministro José Bono en la que éste le comunica la decisión en respuesta a sus "intensas gestiones" en los últimos meses. El coste será de 230 millones de euros y su contratación empezará en 2005, por lo que se consignará la correspondiente partida en los Presupuestos Generales del Estado del próximo año.

Los sindicatos salieron satisfechos de su reunión con Chaves, según manifestaron al unísono los secretarios generales de CC OO de Andalucía, Julio Ruiz; de UGT, Manuel Pastrana; y los representantes nacionales de estas centrales en la mesa de negociación con la SEPI (Sociedad Española de Participaciones Industriales), propietaria de Izar, Felipe López (CC OO) y Carlos Romero (UGT). "Veníamos en busca de ayuda y la hemos encontrado", dijo este último.

Todos ellos subrayaron la "coincidencia" de sus propuestas con las del presidente de la Junta, quien volvió a reiterar que su posición pasa por una salida negociada, el mantenimiento de la actividad industrial naval en los cuatro centros andaluces (Sevilla, Puerto Real, Cádiz y San Fernando), la posible entrada de capital privado pero conservando el control público y consensuar medidas laborales no traumáticas con la plantilla de Izar, pero también con la empresa auxiliar.

El presidente andaluz se comprometió a dar ayudas con fondos autonómicos a las industrias que viven de los astilleros andaluces y pidió a la SEPI que "no se inhiba" de estos trabajadores.

Políticos y técnicos

Pero la sintonía con la posición de Chaves y también con la del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero -quien el pasado domingo se comprometió en Bilbao a "salvar" los astilleros públicos- es inexistente con la propietaria de los centros industriales. "Nos preocupa la asimetría de las declaraciones públicas de los Gobiernos central y andaluz con los planteamientos de la SEPI. Confiamos en que se imponga el posicionamiento político", dijo Ruiz.

En la misma línea los sindicalistas que negocian el plan sobre los astilleros apremiaron a la SEPI a asumir en la mesa de la negociación las directrices políticas cuando el próximo día 15 se reúnan de nuevo. Sin embargo, Chaves no confía en un giro tan rápido. "Mi impresión es que la SEPI va a abordar un proceso de negociación largo. Son técnicos con una dimensión empresarial", dijo el presidente de la Junta, quien se mostró convencido de que a la larga el criterio político "es el que se tendrá en cuenta" y que se producirá "la convergencia" entre los compromisos de los políticos y los criterios de los técnicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 2004