Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy prepara en Tordesillas el nuevo curso con la cúpula de su partido

La cúpula nacional del PP, con su secretario general al frente, Mariano Rajoy, permanecía anoche reunida en el parador de Tordesillas (Valladolid) para analizar nuevas estrategias con vistas al recién iniciado curso político y preparar el próximo congreso nacional de esta formación política, del 1 al 3 de octubre.

Rajoy convocó a esa reunión a los portavoces parlamentarios en el Congreso y Senado, Eduardo Zaplana y Pío García Escudero, respectivamente, además del secretario general adjunto, Ángel Acebes, y el adjunto a la secretaría general, Carlos Aragonés. Junto a ellos, viajaron a Tordesillas dos de los tres vicesecretarios generales, Javier Arenas y el eurodiputado Jaime Mayor Oreja. El tercero, Rodrigo Rato, es ahora el director del Fondo Monetario Internacional. También estaban en Tordesillas otros dos habituales de las reuniones de maitines que todos los lunes analizan en la sede del PP, en la calle de Génova, la estrategia semanal: el responsable de Comunicación, José María Michavila, y el presidente del PP de Cataluña, Josep Piqué.

Fuentes de la dirección señalaron que Rajoy ha convocado esta reunión para analizar con su equipo de confianza el comienzo del curso político. Según esta versión sería como una reunión de maitines más, pero más larga, porque los asuntos a tratar son complejos y requieren un largo debate en un lugar discreto, como el parador de Tordesillas.

Sin embargo, nadie ocultaba anoche que también quedan muchas cosas por decidir respecto al Congreso del PP, que se celebrará el 1, 2 y 3 de octubre y previsto para sancionar a la nueva dirección y sobre todo al nuevo líder, que sucedió a José María Aznar por decisión exclusiva de éste.

Estructura de poder

En cuanto a la estructura de poder que deberá dirigir el partido en los próximos cuatro años, todas las fuentes de la cúpula consultadas avanzan que, aunque Rajoy tiene las manos libres para decidir qué desea, lo más probable es que desaparezcan las actuales vicepresidencias y se cree un pequeño grupo, una especie de sanedrín, que coincidiría con el grupo que se reúne en maitines. Allí debería incorporarse, o al menos ése es su deseo, Alberto Ruiz-Gallardón, el alcalde de Madrid, alejado hasta ahora de la vida diaria del partido.

En las últimas semanas, en el seno del PP se han producido diversos debates sobre el camino que debe tomar el partido, y se han creado dos grupos aunque no hay un enfrentamiento claro. Por un lado están los que pretenden dar carpetazo cuanto antes al asunto del 11-M y dar la batalla al PSOE en las cuestiones sociales, además de desvincularse en los asuntos más polémicos de la posición de la Conferencia Episcopal. En este grupo estarían Piqué, Gallardón y el portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana. En el otro, especialmente en lo que se refiere a la necesidad de seguir investigando el 11-M, estarían sobre todo Acebes, máximo implicado en la polémica, Michavila y Aragonés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2004