Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | España-Escocia, partido amistoso

Luis examina la portería

El nuevo seleccionador español fomenta la competencia entre Cañizares y Casillas y se responsabiliza de "tirar del carro"

Al contrario de lo que apuntó en el último partido amistoso, ante Venezuela, en el que Cañizares fue el elegido, Luis Aragonés no ha decidido todavía quién será a la hora de la verdad el portero titular de la selección española. Está todavía examinando a Casillas y Cañizares. "Conozco perfectamente a Casillas porque ha jugado toda la Eurocopa, pero tengo que ver cosas", dijo ayer el seleccionador, que hoy, en Valencia, probará al madridista ante Escocia y con una alineación de meritorios. Por ejemplo, López Rekarte, de 29 años, y Del Horno, de 23, ocuparán los laterales. Es el último ensayo antes de iniciar el camino de clasificación para la Copa del Mundo de Alemania 2006: el próximo miércoles, el combinado español visitará a Bosnia en Zenica. Su grupo lo completan Serbia y Montenegro, el principal rival; Bélgica, venida a menos; Lituania y San Marino. Luis tratará de llevar a España a su octavo Mundial consecutivo. Se clasificarán el primero y los dos mejores segundos de los ocho grupos.

"El tema de Cañizares [su titularidad ante Venezuela] era por ver y mirar. Además, es bonito una lucha permanente porque, cuando no tienes competencia, te relajas", explicó Luis, que negó que Casillas le haya defraudado: "Es un profesional. Se ha enfadado primero con él y luego con el seleccionador. Gente que no se enfade no me interesa nada, pero, eso sí, que se le note lo menos posible. Para un entrenador es una pena tener dos porteros buenos y que no puedan jugar los dos".

A sus 66 años, Zapatones -el apodo preferido de Luis- vive su nueva experiencia con el entusiasmo de un niño con zapatos nuevos. Así lo hizo ver ayer en los campos de El Saler y con las dunas de arena al fondo. Dirige los entrenamientos caminando a toda prisa de aquí para allá, dando saltitos y tan encima de los futbolistas que da la impresión de que, en cualquier momento, va a interceptar el pase e iniciar la jugada individual.

Quiere a todo el mundo en tensión, concentrado, pendiente de cada una de sus órdenes, desde los jugadores hasta los utilleros o el preparador de los porteros: José Manuel Otxotorena, colaborador a su vez de Rafa Benítez en el Liverpool. Todo, supervisado, por supuesto, por su inseparable Jesús Paredes, el preparador físico que tantos años lleva acompañándole y que es su hombre de confianza.

El vozarrón de Luis resuena potente y los jugadores le atienden con un respeto reverencial, con un punto de temor. Es como si quisiera poner en práctica y a la carrera los conocimientos de sus 30 años en los banquillos. A los futbolistas les habla de usted y mantiene una calculada distancia. El entrenamiento es sagrado y "se juega como se entrena", proclama. Asume toda la responsabilidad y descarga de presión a sus hombres.

Al rescate de Raúl

En este sentido, Luis acudió ayer al rescate de Raúl, cuestionado desde la pasada Eurocopa. "Hay un jugador que sufre", dijo en alusión al delantero del Madrid, para añadir: "El que tiene que tirar del carro soy yo". Ello supone un cambio respecto al anterior seleccionador, Iñaki Sáez, que encomendó explícitamente a Raúl la misión de echarse el equipo a la espalda. "Raúl va a ser el mismo de siempre. Es importantísimo porque es el capitán y también por lo que le aprecian sus compañeros", dijo Luis, que subrayó que también hay otros jugadores "que no están al ciento por ciento" y tienen menos presión. "A mí me gustan las palabras ésas que dijo Hierro de que Raúl es un bólido y, al final, te pasa", concluyó.

España: Casillas; López Rekarte, Marchena, Puyol, Del Horno; Joaquín, Rubén Baraja, Xabi Alonso, Reyes; Tamudo y Torres.

Escocia: Gordon; McNamara, Pressley, Mackay, Naysmith; Fletcher, Calawell, Ferguson, Quashie; McFadden y Dickov.

Árbitro: Stephane Bre (Francia).

Hora: 22.00 (TVE-1).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2004