Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cabalística Madonna ataca en París

Madonna, reina del pop y ferviente seguidora de la Cábala, comenzó la noche del miércoles su "reinvención" parisiense, en el primero de los cuatro conciertos que ofrecerá en la capital francesa dentro de su gira Re-Invention Tour. Desde el actor Jean-Paul Belmondo a grandes modistos como Karl Lagerfeld y cantantes como Patrick Bruel y Pascal Obispo, el todo París se volcó para contemplar su impecable forma vocal y coreográfica. La también escritora de cuentos infantiles cantó y bailó ante 15.000 admiradores inevitablemente entusiasmados, que habían pagado entre 53,30 y 167 euros por verla en acción, tras lograr hacerse con una de las 60.000 entradas agotadas el pasado julio. La intérprete de canciones como Material Girl mostró su contundente oposición a la política del presidente de su país, George W. Bush, la guerra en Irak, la opresión de la mujer y la enemistad israelo-palestina, entre otros temas de candente actualidad. Madonna, de 46 años, vestía una camiseta donde podía leerse "Kabbalist do it Better" ("Los cabalistas lo hacen mejor"). Letras hebreas en círculos dorados, símbolos y un toque menos sexuado que en giras anteriores caracterizaron la nueva aparición de Madonna ante su público francés. Un evento posible gracias a las 110 personas que le acompañan en su gira, más 400 contratadas en cada ciudad y los 18 camiones donde transporta el material del gigantesco espectáculo. "Sin contar con las 25 cajas de agua mineral protectora facilitadas por el Kabbalah Center de Londres, donde oficia el rabino Philip Berg", uno de sus maestros, subrayaba ayer Le Monde.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2004