Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica invertirá 3.000 millones en cuatro años para popularizar Internet

El grupo lanzará una oferta masiva de ADSL con importantes rebajas de precios

El móvil ha desplazado al teléfono fijo como principal método para comunicarse. Pero Telefónica cree que sigue habiendo negocio en la telefonía fija con el acceso a Internet de alta velocidad (ADSL) como alternativa. Para ello, la compañía lanzará una ofensiva tecnológica y comercial que se traducirá en una inversión de 3.000 millones de euros en los próximos cuatro años. Se trata del mayor plan inversor que realiza Telefónica desde la compra de licencias de telefonía móvil de tercera generación (UMTS) en Europa. La oferta, según asegura la compañía, abaratará notablemente las tarifas actuales.

El presidente de Telefónica, César Alierta, aprovechó ayer la vuelta de vacaciones para anunciar en Santander un plan de extensión del acceso a Internet por banda ancha, a través del ADSL (tecnología mediante módem que utiliza la línea telefónica convencional), con el que pretende crear un mercado nuevo con más de siete millones de abonados enganchados a la Red.

Telefónica sabe que sus clientes cada vez utilizan menos el teléfono fijo, al que le ha comido el terreno el móvil (en 2003 los ingresos de la telefonía celular superaron por primera vez a los de la tradicional). Por eso, el grupo, a través de su matriz Telefónica de España, ha decidido centrar sus esfuerzos en popularizar Internet para convertir el acceso a la Red en su nueva fuente de ingresos.

El plan anunciado ayer, con una inversión de 3.000 millones de euros entre 2004 y 2008, es el más importante desde el lanzado para adquirir las licencias de telefonía móvil (UMTS) en Europa, una aventura fallida que le costó al grupo más de 6.000 millones de euros.

Otra idea de la magnitud de este plan es que la inversión acumulada de Telefónica en el mercado de banda ancha desde el lanzamiento del ADSL en septiembre de 2001 ha sido de 2.000 millones de euros.

El nuevo proyecto de Telefónica trata de flexibilizar al máximo la actual oferta comercial, multiplicando los productos para hacer un ADSL a la carta de cada cliente, mediante un sistema de precios sujeto al consumo que rompa con la actual política de tarifas planas. No obstante, esta nueva oferta comercial, cuyos detalles se anunciarán en breve, debe contar con la autorización de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, el máximo organismo regulador.

En realidad, Telefónica ya puso la primera piedra tecnológica a este plan al anunciar la duplicación de la velocidad de todas las líneas ADSL sin coste alguno para el cliente. La migración hacia las nuevas velocidades comenzará a finales de septiembre y se prolongará durante tres meses.

La operadora dispone actualmente de 2,1 millones de líneas ADSL, de las que 1,6 millones corresponden a clientes de Telefónica de España y el resto son realquiladas a otras compañías. Alierta indicó que la previsión es que en 2008 se triplique el número de accesos por banda ancha (tanto por ADSL como por cable) y que los ingresos por la nueva industria de contenidos que se genere iguale a los ingresos por tráfico telefónico. Actualmente el ingreso medio por cada cliente de ADSL es de 49,7 euros, notablemente superior a los usuarios sólo de voz. El grupo (incluida su filial de Internet, Terra) controla un 80% de este mercado.

Además, Alierta anunció, en el XVIII Encuentro de Telecomunicaciones de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), que el grupo ofrecerá ADSL a través de Terra en México, donde ahora sólo tiene presencia en telefonía móvil. La operación se interpreta como una ofensiva comercial en el terreno de su máximo rival, el empresario Carlos Slim, que controla el ex monopolio Telmex y que le disputa el liderazgo a Telefónica en Latinoamérica. A finales de junio, el grupo Telefónica contaba en esa región con cerca de un millón de clientes de ADSL.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004