Un trabajador cae en un ascensor del Ramón y Cajal siete plantas

José Martínez Villa, trabajador de la limpieza de 39 años del hospital Ramón y Cajal, quedó atrapado el pasado miércoles durante más de 30 minutos en un ascensor del centro sanitario, después de que éste cayera siete pisos, desde la quinta planta hasta la segunda del sótano. Así lo denunció ayer CC OO, que aseguró que el accidente se produjo porque no funcionaron los frenos de emergencia. Sin embargo, el sistema de muelles del foso del ascensor amortiguó la caída.

Sin luz, y con el telefonillo de emergencia y la alarma estropeados, el accidentado tuvo que llamar por teléfono móvil a su hermana, que trabaja en el mismo centro hospitalario. Martínez esperó de pie, ya que el ascensor estaba lleno de cubos de los restos de las operaciones de los pacientes, mientras le caía algún tornillo del techo, durante más de media hora, según él mismo relató, hasta que los servicios de emergencias del hospital le rescataron.

José Martínez, que asegura que no volverá a subirse en un ascensor, denunció ayer el accidente en los juzgados de la plaza de Castilla. Además, señaló que los empleados del centro han presentado quejas para pedir la revisión técnica de estos aparatos. CC OO pedirá la intervención de Inspección de Trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de agosto de 2004.

Se adhiere a los criterios de