Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Juan Manuel Cañizares | PANORAMA DEL FLAMENCO ACTUAL: EL TOQUE

"La guitarra son tres carreras en una"

Paco de Lucía escuchó por primera vez a Juan Manuel Cañizares (Sabadell, Barcelona, 1961) cuando el guitarrista catalán tenía 12 años. Con el pasar del tiempo, el joven talento se convirtió en acompañante fiel del maestro durante años. Hombre metódico y trabajador, dotado de una técnica virtuosa, Cañizares ha desarrollado un estilo propio que lo ha convertido en uno de los grandes guitarristas de las últimas generaciones.

PREGUNTA. Se le considera un guitarrista cerebral. ¿Qué papel desempeña el instinto y cuál la razón en el proceso creativo?

RESPUESTA. Todos somos cerebrales, aunque la palabra tenga una connotación peyorativa de frialdad. Un cantaor piensa en la forma rítmica de encajar la letra. La intuición crea y la razón encauza el genio. Las cosas y la vida hay que pensarlas porque si no nunca adquieren un sentido profundo.

P. Su mujer, Mariko Ogura, ha escrito letras para alguna canción suya. ¿Por qué hay tanta afición al flamenco entre los japoneses?

R. Es verdad que hay mucha afición y un gran respeto, pero no creo que sea algo particular de la cultura japonesa. Lo único que ocurre es que se han adelantado a otros. Ahora ya empiezan a organizarse festivales en China. De todas formas, una cosa es valorar el flamenco y otra distinta hacerlo y expresarlo. Para eso hace falta un ambiente cultural particular y determinadas condiciones. Un cantaor japonés, si no aprende a hablar en castellano, siempre se encontrará con un muro.

P. ¿La guitarra flamenca se ha emancipado del cante y del baile o sigue habiendo cierta subordinación?

R. Como decía Sabicas, la guitarra flamenca son tres carreras en una. Hay que conocer el baile y el cante antes de tocar en público y para eso es necesario trabajar muchísimo. En los descansos musicales, en las falsetas, es donde el tocaor encuentra su libertad. También pueden surgir momentos de creatividad con el cantaor, pero fundamentalmente es un diálogo en el que la guitarra acompaña.

P. ¿La fusión llegó para quedarse? ¿Habrá flamenco puro dentro de veinte años?

R. Paco de Lucía dice que cree más en la mezcla de músicos que en la fusión. Yo estoy de acuerdo con él. Tenemos un lenguaje común con el que se pueden mezclar cosillas, pero de ahí a fusionar hay un gran salto. Para eso haría falta un conocimiento profundísimo de las dos músicas y yo, desde luego, no tengo tanto tiempo, así que me conformo con mezclar.

P. ¿Cuáles son las principales dificultades que hay para el crecimiento del flamenco?

R. Ahora mismo nos encontramos en un momento muy bueno, de grandes artistas, de gente que va a hacer historia. Estamos en condiciones de crear un circuito internacional como el del jazz y esos músicos están abriendo brechas, exportando algo genuino. Pero hace falta que todos sean conscientes de que tenemos ahora una oportunidad que no puede derrocharse, en especial las instituciones y los medios de comunicación. Hace falta también una crítica seria. Hay críticos que tendrían que madurar. También convendría crear escuelas de flamenco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de agosto de 2004