Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

British Airways suspende vuelos por tercer día consecutivo

La compañía aérea British Airways no pudo ayer restaurar el control absoluto de sus operaciones en el aeropuerto londinense de Heathrow, el más importante de Europa, y canceló 14 vuelos. La suspensión de servicios por tercer día consecutivo se debió principalmente a la falta de personal suficiente en las taquillas de facturación y manejo de equipajes. Todos los vuelos afectados ayer cubrían trayectos nacionales, según un portavoz de la compañía aérea.

El aeropuerto de Heathrow fue recuperando el ritmo habitual frente al caos de las jornadas anteriores. "Había gente tirada en el suelo, desesperada. Las azafatas no daban información y nos dejaron plantados en cuanto un grupo de italianos alzó la voz. Vinieron entonces agentes armados de policía y pasé momentos de auténtico miedo", contó ayer Ana Olivares, cuyo vuelo a Madrid fue suspendido ya facturadas las maletas. Viajaba con su hijo Pablo, de ocho años, y ambos pasaron la noche en el aeropuerto. "Fue una situación muy desagradable. Me dio la sensación de estar secuestrada, sin poder salir de Inglaterra. Además, han perdido mis maletas y las líneas telefónicas para reclamarlas están saturadas", dijo angustiada.

British Airways se ha comprometido a atender las reclamaciones y estudiar "caso por caso" las solicitudes de indemnización. Mientras, la compañía revisa su plan de actuación para descongestionar el servicio de vuelos europeos. El problema será de difícil resolución mientras no mejoren las relaciones con sus empleados, que llevan el peso de una agresiva política de recortes de gastos. Unos 11.000 puestos de trabajo fueron suprimidos desde 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de agosto de 2004