Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España ayuda a extinguir un gran incendio al norte de Marruecos

Rabat / Madrid

El incendio de grandes dimensiones que se declaró el martes en el bosque de Izaren, situado entre las provincias de Sidi Kacem y Chechauen, cerca de la localidad de Uzzan, al norte de Marruecos, ha desatado una rápida reacción de varios países europeos en respuesta a la petición de ayuda del rey y del Gobierno marroquí. Las llamas ya habían arrasado ayer más de 2.000 hectáreas de masa forestal, aunque sin provocar ninguna víctima mortal.

La ayuda internacional llegó en la mañana de ayer de parte de "países amigos" de la orilla norte del Mediterráneo, tal como había solicitado el rey Mohamed VI el martes cuando dio instrucciones sobre las medidas inmediatas para controlar el fuego. Francia y España enviaron cada uno un par de aviones anfibios Canadair, que se sumaron a los dos aparatos similares con que cuenta el Ejército marroquí y los cuatro ligeros de la Gendarmería. Portugal ha aportado un equipo de expertos en incendios forestales y también se espera la ayuda italiana.

Estos esfuerzos coordinados y la colaboración de los habitantes de la zona no han bastado por el momento para contener la propagación de las llamas, cuyo avance hacia el sur podría amenazar áreas mucho más pobladas próximas a Rabat, a 130 kilómetros del lugar del siniestro.

Suceso poco habitual

Los vientos secos cálidos del desierto, conocidos como chergui, han elevado las temperaturas en el norte de Marruecos hasta los 43 grados durante los últimos días y dificultan enormemente el control del fuego. El país no está acostumbrado a hacer frente a este tipo de sucesos, habituales en los veranos de toda el área mediterránea, porque sus zonas forestales son escasas y reducidas.

La "situación crítica" y "las buenas relaciones existentes entre el Gobierno de España y las instituciones de Marruecos" justifican para la Dirección General de Protección Civil y Emergencias la aportación española de dos aviones anfibios que operan con base en Málaga, en la que fue la respuesta extranjera más rápida a la petición del monarca alauí. Este servicio explicó ayer en un comunicado que se mantiene en "contacto permanente" con las autoridades marroquíes y dispuesto a enviar más medios "si la situación lo requiere".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de agosto de 2004