Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Residencias de mayores

Leo la página 4 de su diario del pasado día 16 dedicado a Madrid y con el titular: El número de fallecimientos de mayores que viven solos sigue creciendo en Madrid, y me debería inquietar pero no es así. ¿Por qué? Tengo intención de contratar a una empleada del hogar interna para mi madre, persona de 82 años de edad y que vive sola desde hace siete años, lleva un marcapasos, los informes médicos dicen que no debe ni estar sola ni hacer ciertas labores del hogar. Además, tiene reconocida una minusvalía del 33% por la Comunidad Autónoma de Madrid.

Como soy respetuoso con la legalidad vigente trataré de hacer todo correctamente y me encontraré con la dificultad de encontrar esa persona, pagarle como mínimo el salario mínimo interprofesional vigente, más cuota por la cotización a la Seguridad Social, aproximadamente 7.235 al año, por 40 horas semanales y su mes de vacaciones, por lo que tendré que contratar a otra persona para suplirla en sus descansos legales y tener suerte de que las ausencias por causas de fuerza mayor se produzcan poco. Éste es el panorama para una pensionista de viudedad.

Seguro que para Juegos Olímpicos y otros menesteres sí que hay dinero, ¿no es así, señora Aguirre y señor Gallardón? Señor Rodríguez Zapatero, ¿sabe usted que una persona en esta situación tiene unas reducciones de 3.800 en su declaración del IRPF? Parte de la solución a este problema social pasa por incrementar el número de residencias públicas y desgravaciones a la contratación, teniendo ambos un efecto positivo sobre nuestra economía: creación de puestos de trabajo tanto directos como indirectos y aumento del número de altas y cotizaciones a la Seguridad Social y menor economía sumergida. Lo expuesto es de sentido común cada día, pero en política sólo existe en forma de promesas en campaña electoral. ¿Se extrañan de la poca afluencia a las urnas que hay en las consultas electorales?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de agosto de 2004