UN CAPRICHO ROMÁNTICO EN LA CAPITAL.

El parque de El Capricho, en el barrio de la Alameda de Osuna, es una de las pocas zonas verdes de la capital con claro corte romántico. De carácter recreativo, data del año 1783, cuando la entonces duquesa de Osuna, María Josefa Alfonso Pimentel, se encaprichó de la zona. De ahí, los duques compraron los terrenos y mandaron construir un enorme jardín y un pabellón que preside el palacio de la imagen. La fachada principal se debe al arquitecto Martín López Aguado.

ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de agosto de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50